InicioRevista de prensaiglesia catolicaEn la catedral de Bogotá, la celebración de la Santa Cena, este...

En la catedral de Bogotá, la celebración de la Santa Cena, este Jueves Santo, militarizada -- Héctor Alfonso Torres Rojas, Licenciado en teología y Sociología

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

¿60 enormes fusiles Galil 555, de asalto, para honrar al Santísimo Sacramento?
No es un título de mal gusto ni una broma pesada, ni un titular amarillista. Mi cerebro no podía procesar lo que veían mis ojos. Una vez más hay que afirmar, como se repite con frecuencia, en múltiples ocasiones: “Este es el país de Sagrado Corazón”. Expresión que conlleva burla, sorpresa y crítica, a la vez. Esa expresión significa que en este país todo puede acontecer en el ámbito de las variadas intersecciones, no muy santas, entre eclesiásticos-gobierno-política-militares-clase alta.

Ayer, Jueves santo, al caer la noche, hice un recorrido sociológico-religioso, por el centro de la Ciudad Capital, donde se encuentran 5 templos, en relativa cercanía, sobre la Carrera Séptima, antigua Calle Real y vía arteria principal, que atraviesa la ciudad de sur a norte, de manera horizontal a los cerros tutelares, en unos 30 kilómetros. Por esta avenida, en su parte céntrica, acontecen marchas, manifestaciones y desfiles por diferentes razones y reivindicaciones. En los días del triduo pascual, a sus templos acuden miles de creyentes, ante todo de los sectores populares. Que no siempre van por la celebración litúrgica sino a cumplir sus devociones, en pequeños conjuntos familiares.

Vuelvo al tema de esta croniquilla. Primera escena. Sobre la Carrera Séptima, frente a la Catedral, está en formación la banda musical del Batallón Guarda Presidencial, en traje de gala. Unos de sus miembros me dijo que estaban para rendir homenaje a la procesión del Santísimo Sacramento, de la Catedral a la Capilla de Sagrario, donde quedaría en exposición en el Monumento. Son unos sesenta metros, puerta a puerta. Otros no sabían para qué los obligaban a estar en ese sitio. “Obedecemos órdenes”.

Segunda escena. Subo las escaleras hacia el atrio. En la explanada del atrio, en dos filas horizontales al conjunto Catedral-un edificio-Capilla del Sagrario, sesenta (60) miembros del batallón Guardia Presidencial, en traje militar de gala. ¡Cada uno con su enorme fusil Galil 555! Explicación: para hacer calle de honor a la procesión del Santísimo Sacramento.

¡Con fusil de asalto, Galil 555! Jesús dijo a Pedro, en el Huerto de Getsemaní: “Guarda tu espada…”. Evangelio de Juan, 17,10-11.

Tercera escena. Entro a la Catedral. Todas las bancas llenas de feligreses, pero hay una circulación constante de curiosos y de devotos. Preside la celebración de la Santa Cena el Cardenal-Arzobispo, Rubén Salazar, recién ha llegado de participar en el Cónclave que eligió a Francisco-Papa. Supongo que fue testigo de algunos de los gestos simbólicos del Papa, mostrando sencillez y humildad. Llegué en el momento en que va a comenzar la distribución de la comunión. Inaudito e increíble. Cada sacerdote que va a distribuir la comunión, baja del altar hacia la feligresía, acompañado de un cadete del Batallón Guardia Presidencial, en su traje militar de gala y su casco resplandeciente de brillo ¡En un estado laico! Y todo bajo la mirada del Cardenal-arzobispo. Pareciera que el párroco monseñor de La Catedral y los monseñores canónigos, su equipo pastoral, no han tenido tiempo o no les ha interesado formar y organizar laicas y laicos para tales ministerios o menesteres.

Esas escenas, le permiten comprender a los lectores y a las lectoras, de diferentes países a quienes llega esta columna, por qué se exclama, de manera despectiva: “Colombia país del Sagrado Corazón”. En efecto, hasta hace unos años, el Presidente tenía la obligación legal de consagrar el país al Sagrado Corazón, cada año, en el día de su festividad, día de fiesta de guardar.

Salgo de La Catedral con enorme malestar. No entiendo por qué el Cardenal-Arzobispo ha permitido, como dicen en España, ese tinglado. Deshago los pasos recorridos en medio de una atiborrada multitud. Jueves y viernes santos son festivos y la Carrera Séptima, en unas 25 cuadras es peatonal todos los días hasta las seis de la tarde, por decisión del actual Alcalde Mayor. Esa tranquilidad peatonal es violada, solamente, cada día y a diferentes horas, por los coches de seguridad que transportan las representaciones del dios-riqueza: dinero en billetes y títulos valores. Inclusive el jueves santo. Y no puede no ser así en estos tiempos en que reinan y gobiernan las instituciones financieras, en cualquier país. Así se comporta el neoliberalismo salvaje. Yo, dios-riqueza, soy el primero y el último, para el gran bienestar de los super ricos.

Vendedores ocasionales ofrecen a grito partido sus productos, en cada cuadra. Interrumpen la circulación de peatones. Los que ofrecen objetos religiosos: “Mil pesos vale el libro de las 7 visitas” (a siete monumentos, en siete templos diferentes, porque trae beneficios especiales); “lleve la camándula, el santo rosario, dos mil pesos”; “el viacrucis para mañana”,… Sin olvidar, los que vociferan, inclusive con altoparlantes, todo tipo de comestibles (panes, quesos, frutas, caramelos, infusiones…), artículos como ropa, correas y otros objetos en cuero, zapatillas juveniles, libros y revistas, películas… Además payasos, mimos y grupos musicales que interpretan sus músicas y venden DVDs…

Cuarta escena. Entro al templo llamado “Nuestra Señora de las Nieves”, en una ciudad a 2.500 metros sobre el nivel del mar y donde jamás ha caído un gramo de nieve. El párroco anima la Hora Santa. Escucho su voz: “Alcen sus objetos religiosos, alcen sus rosarios, alcen las botellas de agua que voy a dar la bendición”. Los objetos son levantados, el sacerdote hace el signo de la cruz y así ¿obtienen un sagrado valor agregado? A unos cinco metros de la puerta de entrada hay una mesa donde se venden litros de agua, en recipientes de plástico y pequeñas veladoras. Me detengo. Hay dos señores vendiendo. Pregunto a unos de ellos: ¿“Ustedes son los dueños de la venta?. “No”. ¿Quién es? “El párroco”. ¿Cuánto vale el litro de agua? “Dos mil pesos” (algo más de un dólar). ¿Cuántos litros han vendido? “No hemos hecho los cálculos, pero muchos”. La marea de visitantes entra lentamente por una puerta. Algunos compran. Siguen, miran, admiran y rezan ante el Monumento unos instantes. Le dan la vuelta al templo y salen por la otra puerta. Las bancas están cuasi llenas, con continuos cambios de usuarios.

Quinta escena. El Monumento está en el altar central del templo. El fondo brilla y resplandece de manera particular. Me acerco. Una sorpresa: en el piso del sector del altar mayor, conté mil velones encendidos. Velones de unos 40 centímetros de alto y unos 5-6 centímetros de diámetro. Todos perfectamente ordenados en filas, hileras y conjuntos. Muy fácil de contar. Espectáculo bellísimo de luz. Nada discreto y sencillo como lo aconsejan las normas litúrgicas del triduo pascual. Cada velón tiene el nombre de la familia que lo ofreció. El Párraco sigue recitando oraciones, cantos y nuevamente invita a levantar los objetos religiosos y las botellas con agua para la bendición. No hay laicos y laicas colaborando en la animación de la Hora Santa. El sacerdote explica, reza, canta, bendice, suda… Se siente el calor de los velones y velas-cirios del altar.

Una señora, por dentro del espacio del altar mayor, recorre de una esquina a la otra la baranda de separación, con una bolsa en tela adosada a un listón de madera, que estira hacia los fieles para que depositen la limosna. Cuando llega a la esquina en que me encuentro, me acerco a la baranda y le pregunto: “¿Dónde puedo comprar un velón”? “A la entrada”, me responde. ¿Cuánto vale? “Veinte y seis mil pesos”. (26.000 pesos son equivalentes a unos US $ 15 dólares). ¿Quién es el dueño de la venta? “El párroco”. Al salir, paso por la mesa de venta, pero ya están agotados los velones. Los litros de agua y los velones, comprados al por mayor, pueden valer el equivalente al 50% del precio de venta. ¡Ganancia redonda! Los almacenes internos de venta de objetos religiosos, en La Catedral y en Las Nieves están llenos de clientes. Lástima que Jesús no hubiese llegado con su látigo, para acabar el concubinato entre “El sable y el hisopo”; “Entre el gallil de asalto 555 y la cruz”; “La cruz y la espada”; “Entre el Trono y el Altar”, es decir, entre el Poder político-económico y el Poder religioso.

Sexta escena. Ya es una costumbre, que en el estado laico colombiano, en Bogotá, -no sé en otras ciudades-, la Policía, uniformada, colabora dentro de los templos, durante diferentes festividades y en distintas actividades. El Jueves Santo conté 20 dentro de La Catedral. Unos, ayudando a organizar la multitud en visita al Monumento. Otros estaban dialogando entre sí. No le corresponde a la Policía uniformada de un estado laico, estar dentro de los templos para organizar y poner orden. En un año anterior, en la iglesia del sector Chapinero, en Bogotá, la Policía uniformada cargó en procesión la imagen de Jesús resucitado, al canto del “gloria”, en la misa de la vigilia pascual. Eso es tarea de clérigos, seminaristas, laicos y laicas. Pero al clero poco le interesa formar y organizar laicado. Eso exige trabajo y es peligroso porque laicos y laicas pueden restar PODER a los clérigos, por su conocimiento, observación, exigencias, propuestas, denuncias…

Esta tarde de Viernes santo veremos, como ya es costumbre, al Batallón Guardia Presidencial acompañar la procesión del Santo Sepulcro, seis cuadras, por la Carrera Séptima.

Bogotá, Viernes santo, 29 de marzo de 2013

Últimos artículos

El Papa y Consejo de Cardenales reflexionaron sobre el rol de la mujer en la Iglesia

Vatican News Los cardenales y el Papa se reunieron en la Casa Santa Marte el...

‘Somos Iglesia’ ante ‘Dignitas infinita’: «Una oportunidad perdida de investigar la dignidad humana dentro de la propia Iglesia»

Religión Digital Aunque valora que "recuerde la dignidad fundamental y absoluta de todos los seres...

¿Qué es lo que falta para una iglesia sin discriminación en razón del sexo?

Fe y Vida "Si más mujeres fueran conscientes de su propia dignidad bautismal, sería más...

Noticias similares

El Papa y Consejo de Cardenales reflexionaron sobre el rol de la mujer en la Iglesia

Vatican News Los cardenales y el Papa se reunieron en la Casa Santa Marte el...

‘Somos Iglesia’ ante ‘Dignitas infinita’: «Una oportunidad perdida de investigar la dignidad humana dentro de la propia Iglesia»

Religión Digital Aunque valora que "recuerde la dignidad fundamental y absoluta de todos los seres...

¿Qué es lo que falta para una iglesia sin discriminación en razón del sexo?

Fe y Vida "Si más mujeres fueran conscientes de su propia dignidad bautismal, sería más...