InicioRevista de prensaiglesia catolicaEl "tapón" se reblandece, pero sigue siendo tapón##José Manuel Vidal

El «tapón» se reblandece, pero sigue siendo tapón -- José Manuel Vidal

Publicado en

Religión Digital

Pontificó solemne y hasta acalorado que no se podía decir que las 4 abstenciones correspondiesen a los cuatro obispos catalanes de la Permanente. «Nadie puede saber quién votó qué». El portavoz del episcopado, Martínez Camino, se atrevió incluso a echar la bronca al periodista que planteaba la hipótesis, para terminar él mismo haciendo sus propias elucubraciones: «Las abstenciones pueden deberse a diversas causas: a la oportunidad del momento…» Los obispos catalanes no tardaron ni 24 horas en desmentirlo. Y con un documento.

No aprende el portavoz ni quiere aprender. Cree que sabe más que nadie y, antes de responder a las preguntas, se dedica a descalificar, a dejar en evidencia o a ridiculizar a los periodistas que preguntan. Dentro de poco, sólo irán los becarios a las ruedas de prensa de Añastro. Y, una vez que sienta cátedra (¡qué fácil con chicos recién llegados a la profesión y, por supuesto, con escasa formación religiosa), entra en la pregunta no para contestar la verdad, sino para escabullirse, lanzar puyas y tratar de desacreditar a los que no le bailan el agua. Se acalora, pierde los papeles, señala con la mirada los dardos de sus palabras, se irrita, se incendia y arremete contra todo lo que se le ponga por delante. Con agresividad y con puros y abundantes sofismas.

Por ejemplo, todo el mundo sabe que la CEE llevaba cuatro años sin pronunciarse sobre la crisis. Pues, Camino, fiel a su estrategia de defender lo indefendible, sentenció que los «obispos no están mudos» y abroncó públicamente a «algunos sectores» que venían pidiendo insistentemente un pronunciamiento colegiado del episcopado español.

Pero dejemos al fiel escudero, que sólo cumple su papel. Por ahora. Le queda poco más de un año y, en Añastro, ya circulan los chistes sobre el próximo destino de Martínez Camino. El último dice así: «¿A dónde van a mandar a Camino? A Mallorca. ¿Por qué? Para que aprenda mallorquín y a nadar…Para salir corriendo».

De salida está también el amo y señor de la Iglesia española. El cardenal-tapón, porque tapona cualquier iniciativa colegiada que no pase por sus manos o no se inscriba en su estrategia socio-política. Pero el «tapón» comienza a reblandecerse. Y ya hay fugas en la botella. Hasta ahora, los obispos españoles (en general) le tenían tanto miedo a Rouco Varela que no se atrevían a discrepar de sus orientaciones públicamente. Aunque, en privado, muchos le pusiesen y le sigan poniendo de «chupa de dómine».

Signo evidente de que el tapón se resquebraja fue la última Permanente. Rouco iba a la sesión con la pretensión de que la CEE siguiese muda ante la crisis y sin decir una palabra de denuncia, esperanza y aliento al pueblo que sufre y llora. Pero la presión de los demás obispos (respondiendo a un clamor eclesial, por mucho que lo niegue Camino), encabezados por los catalanes, hizo que el cardenal de Madrid perdiese la votación en la que se preguntó por la conveniencia o no de sacar una nota sobre la crisis.

Pero Rouco llevaba su plan b bien engrasado. Sabía que no iba a poder detener la presión para que la CEE hablase sobre la crisis. Pero, entonces, pediría que se añadiese un anexo sobre la cuestión nacionalista. Y así lo hizo. La jugada perfecta. Si los obispos que no estaban de acuerdo con el anexo se negaban a aprobar el documento de la CEE, se oponían a la primera parte de la nota sobre la crisis, que era lo que pedían y exigían.

Y muchos, para que saliese, por fin, la nota sobre la crisis, aprobaron el documento entero. Elmal menor, que tanto suelen aplicar los eclesiásticos. Por supuesto, los cuatro catalanes se abstuvieron y, al día siguiente, dejaron bien claro, en una nota conjunta de todos los obispos catalanes, «la legitimidad moral de cualquier opción política».

Rouco salió, una vez más, ganador. Tiene estrategia, se la trabaja y sigue infundiendo temor. Todos saben que el que se la hace la paga. Y que al que le pone la cruz no se la quita jamás. Gana Rouco, pero pierde la Iglesia.

Primero, porque queda oscurecida y en segundo plano (mediáticamente) la nota sobre la crisis. Una nota clara, precisa, contundente, denunciadora y esperanzadora. Los obispos han escrito al pueblo español, para consolarlo y ayudarlo, pero éste no se ha enterado. El mensaje episcopal no le ha llegado, tapado por el «ruido» (introducido aposta) de la cuestión nacionalista.

¿Era ése el objetivo de Rouco al imponer la parte del «ruido» en la nota? Todo apunta a qué sí. Su estrategia: «Nadie podrá decir ya que la CEE está muda ante la crisis, pero vamos a hacer lo posible para que nuestra crítica no degaste al Gobierno del PP».

Segundo, porque la nota con el «ruido» del anexo sigue sin lavar la imagen de complicidad de la CEE y de su presidente con el Gobierno por no criticar la crisis ni los recortes. Y, de hecho, los socialistas no tardaron en salir diciendo que a la Iglesia le importa más la política y arremeter contra los nacionalismos que los pobres.

Tercero, porque con ese anexo (adjuntado por los pelos) la CEE se mete directamente en política o, al menos, roza la frontera del César. Y cuarto, porque obliga a los obispos catalanes a responder a la CEE, dejar en evidencia lo dicho en la nota de la Permanente y escenificar públicamente que unidad e independencia son dos bienes morales. Los dos.

En definitiva, gana la pequeña y cortoplacista política eclesiástica de Rouco. Pierde la imagen y la credibilidad de la institución. Y van…»Hay que esperar a que se vaya el tapón», me decía recientemente un obispo muy moderado. A su lado, otro prelado replicaba: «¿Cuándo desaparezca el tapón, quedará gas en la botella?»

Últimos artículos

El Papa, con bronquitis, grita por la paz en Gaza: «¡Basta ya! Deténganse, tengan el coraje de continuar las negociaciones»

Religión Digital "Deseo que la comunidad internacional comprenda que el desarme es un deber moral"...

Francisco insiste en que el desarme es un deber moral -- Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano

Vatican News En el discurso posterior al Ángelus, el Papa pide a la "gran familia...

Roser Solé: «¿Qué pedimos? La igualdad entre hombres y mujeres en la Iglesia» -- Xavier Pete

Religión Digital "El arzobispo de Madrid ha revolucionado su seminario poniendo a mujeres asesoras, pero...

Noticias similares

El Papa, con bronquitis, grita por la paz en Gaza: «¡Basta ya! Deténganse, tengan el coraje de continuar las negociaciones»

Religión Digital "Deseo que la comunidad internacional comprenda que el desarme es un deber moral"...

Francisco insiste en que el desarme es un deber moral -- Sebastián Sansón Ferrari – Ciudad del Vaticano

Vatican News En el discurso posterior al Ángelus, el Papa pide a la "gran familia...

Roser Solé: «¿Qué pedimos? La igualdad entre hombres y mujeres en la Iglesia» -- Xavier Pete

Religión Digital "El arzobispo de Madrid ha revolucionado su seminario poniendo a mujeres asesoras, pero...