InicioRevista de prensaiglesia catolica"El odio lo sembraron los obispos". ¿Canonización de una cruzada?##Francisco Asensi

«El odio lo sembraron los obispos». ¿Canonización de una cruzada? -- Francisco Asensi

Publicado en

Religión Digital

La Iglesia española, desde siglos atrás, siempre estuvo con los ricos y poderosos
El 13 de octubre de 2013 tendrá lugar en Tarragona la ceremonia de beatificación de mártires del s. XX a España. Los mártires merecen toda nuestra consideración y respeto. No puedo decir lo mismo de los organizadores del magno evento y la finalidad que se proponen. Aquellos sacerdotes, religiosos y seglares murieron por su fe.

No cabe la menor duda. «¿Por qué tenemos que huir y escondernos, si no hemos hecho mal a nadie?», se preguntaron. Esa pregunta, precisamente, es la que Rouco, con la Conferencia Episcopal bajo sus órdenes, no ha explicado ni dado cumplida respuesta.

¿Por qué tanto odio contra los curas y la religión?

He aquí una de las explicaciones simplistas que se ha dado: «Tanto odio se debió a la ignorancia y poca educación de esa gente. Si a eso se une su falta de conformidad con la voluntad de Dios… Sin la Ley de Dios y los buenos principios de la religión, frenos que reprimen los malos instintos, no es de extrañar que aflorase el resentimiento y la envidia. El odio acabó arrasándolo todo: vidas y bienes».

El papa Wojtyla llegó a la conclusión de que la Iglesia debía pedir perdón sin exigir nada a cambio. Sus viajes, demasiado teatrales, también estuvieron acompañados de los mea culpa que entonó públicamente. Recuerdo sus palabras en Moravia, en mayo de 1995: Hoy el papa de la Iglesia de Roma, en nombre de todos los católicos, pide perdón por los males que hemos causado a los no católicos. Y este mea culpa, en términos más o menos parecidos, lo repitió un centenar de veces.

Esta actitud de Wojtyla ni fue sugerida por su Curia ni secundada. Por el contrario, hubo cardenales que la criticaron duramente, inquietos y desorientados ante la perspectiva de que la Historia de la Iglesia fuese interpretada como una serie ininterrumpida de culpas y pecados.

Hasta ese momento, ni un solo episcopado había hecho una relectura crítica de la historia de la Iglesia en su país, ni se había atrevido a hacer declaraciones equivalentes. Al día de hoy, el episcopado español, con Rouco a la cabeza, ni siquiera se lo plantea, sigue mirando hacia otra parte.

En la Jornada Jubilar del Perdón que tuvo lugar en la plaza de san Pedro el año 2000, Juan Pablo II, en nombre de toda la Iglesia, imploró la misericordia de Dios por las omisiones y los pecados con los que los católicos se habían manchado las manos.

El episcopado español del 36 actuó de manera ejemplar durante aquella «santa cruzada». Hizo todo lo que estuvo de su mano para evitar el desastre que al final sucedió. Su actitud fue la correcta. No hay más que leer las cartas pastorales de aquellos años, y sobre todo la colectiva de 1937. Erre que erre, se empeña en defenderlo el episcopado español de ahora.

No quiero entrar en disquisiciones sobre la cruzada, como el cardenal Gomá calificó la sublevación de Franco y la guerra civil subsiguiente. Apoyándome, sin embargo, en la campaña del perdón de Juan Pablo II, quiero hacer una breve reflexión sobre el caso particular de España.

Si estudiásemos, al pie de la letra, la famosa carta colectiva de los obispos españoles, sin tener en cuenta otras fuentes y otros hechos, llegaríamos a la errónea conclusión de que nuestros obispos nunca habían roto un plato. Yo propondría, ahora mismo, incoar el proceso de canonización de todos aquellos venerables obispos. Según ellos, la Iglesia no tuvo nada que ver con el odio y la ferocidad que se desató contra ella.

No obstante, tengo para mí, que aquella Iglesia no fue tan inocente como se la retrata. Si la Iglesia jerárquica hubiese predicado y vivido el Evangelio, si hubiese hecho su opción preferencial por los pobres, ¿los desheredados, los marginados, los pobres, se hubiesen revuelto contra ella? Los obispos españoles no hicieron esa opción sino la contraria. Lamentablemente. Se aliaron, sin escrúpulos, con los ricos y los poderosos de este mundo; como después hemos visto que han hecho los obispos de otras partes (con honrosas excepciones): en Chile y en Argentina, por ejemplo.

Si los obispos hubiesen aplicado la teología de la liberación (que antes de que los teólogos diesen con ella, bien clara y manifiesta aparece en el mensaje de Jesús)… Si se hubiesen puesto de parte de los pobres, otros hubiesen sido los verdugos de esos sacerdotes mártires (Me viene a la memoria el caso del arzobispo Oscar Romero). La Iglesia española, desde siglos atrás, siempre estuvo de parte de los ricos y de los poderosos.

Con ocasión de la magna beatificación de mártires que tendrá lugar en Tarragona, habrá que recordar lo derechona que siempre ha sido la Jerarquía eclesiástica (y no digamos la española). Pío VI se opuso a la «Declaración de los derechos del hombre» por considerarlos un ataque a la religión. Aquella postura papal, que hoy sería insostenible, se mantuvo durante el siglo XIX y fue la doctrina oficial que aplicaron todos los episcopados, incluido el español.

Las clases altas y adineradas de la sociedad (desde siempre unidas a la Iglesia), tampoco aceptaron la Declaración de los derechos del hombre. León XIII, en su encíclica Quod Apostolici, se lamentaba de que los socialistas afirmasen que todos los hombres son por naturaleza iguales. ¡Qué monstruosidad, todos los hombres son iguales! Pío X, asustado, enseñaba en su encíclica Vehementer que el derecho y la autoridad residen en solo la jerarquía. ¡No en el pueblo sino en la jerarquía!

En cuanto a la multitud (¿masa?, ¿populacho?), ese santo pontífice enseñaba que no tenía otro derecho que dejarse conducir y seguir dócilmente a sus pastores. ¡El pueblo sin derecho a opinar y decidir; rebajado a la condición de rebaño! Estas doctrinas pontificias, y otras peores, alimentaron a obispos y clérigos hasta el final de la segunda guerra mundial.

¿Es de extrañar que en ese contexto histórico, en semejante ambiente, apareciese gente desarrapada, impíos e iconoclastas, que cuestionase esas reglas sagradas que les perjudicaban, y las hiciesen saltar por los aires? ¿Cómo iban a admitir que la pobreza y la miseria había que soportarlas con resignación porque esa era la voluntad de Dios? ¿Cómo iban a aceptar que las desigualdades e injusticias formasen parte del orden natural de las cosas? No nos extrañemos, pues, que la Iglesia que sembró aquellos vientos recogiese esas tempestades. Así lo advertía ya la Sagrada Escritura: el sembrador de vientos recogerá torbellinos para su ruina.

El odio y la barbarie de esas masas lo sembraron los obispos con su adoctrinamiento asfixiante y su comportamiento antievangélico. ¿No se ha preguntado, alguna vez, el cardenal Rouco o su fiel escudero, monseñor Martínez Camino, el tinte político y reaccionario que podía tener aquel ¡Viva Cristo Rey! que gritaban los mártires ante el pelotón que los ejecutaba? ¿Insinúo que los obispos fueron los verdaderos verdugos de esos mártires? Verdugos suena demasiado fuerte, pero algo de culpa sí que tuvieron.

Reconozcan los obispos de hoy (siguiendo el ejemplo del papa Juan Pablo II) la culpa, error, desidia, o como se quiera llamar, que tuvieron los obispos de ayer. La sangre de esos mártires que tan fastuosamente se van a beatificar también les salpica a ellos. Echo de menos que los obispos españoles no hayan aprovechado este magno acontecimiento para entonar públicamente su mea culpa, siguiendo el ejemplo de Juan Pablo II. Sólo en ese contexto, la beatificación de estos mártires cobraría algún sentido y sería provechosa para todos. Sin embargo, han utilizado a los mártires para sus intereses políticos, para reforzar su poder y apuntalar una Iglesia que se tambalea.

Últimos artículos

El silencio de Dios y la muerte de los inocentes: ¿Dios por qué te callas? -- Leonardo Boff, teólogo

Enviado a la página web de Redes Cristianas Vivimos globalmente en un mundo trágico, lleno...

El Papa en Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Timor Oriental y Singapur

Vatican News El viaje apostólico del Papa Francisco tendrá lugar del 2 al 13 de...

El sentido de María en la comunidad Iglesia -- Papa Francisco

Reflexión y Liberación Su participación activa junto a Jesús y sus hermanos se encuentra presente...

Noticias similares

El silencio de Dios y la muerte de los inocentes: ¿Dios por qué te callas? -- Leonardo Boff, teólogo

Enviado a la página web de Redes Cristianas Vivimos globalmente en un mundo trágico, lleno...

El Papa en Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Timor Oriental y Singapur

Vatican News El viaje apostólico del Papa Francisco tendrá lugar del 2 al 13 de...

El sentido de María en la comunidad Iglesia -- Papa Francisco

Reflexión y Liberación Su participación activa junto a Jesús y sus hermanos se encuentra presente...