InicioRevista de prensaespiritualidadEl laicado es para la evangelización de lo secular##José Manuel Carrascosa Freire

El laicado es para la evangelización de lo secular -- José Manuel Carrascosa Freire

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

“Es después del Concilio Vaticano II que el espíritu del mismo inspirará a los laicos iniciativas, fundamentos, métodos adaptados a las nuevas necesidades de los tiempos. Es en esta sucesión del concilio que podrán aparecer nuevos modos laicos de consagración y de sacrificio . Es por la unión leal de pastores y fieles que proseguirá la obra común”((Jean. Guitton, Diálogos conciliares, Barcelona, Ed. Pomaire, 1967, 9-389)

Estas palabras de Jean Guitton, uno de los filósofos cristianos más reconocidos del siglo XX, son de noviembre de 1964, fecha en la se desarrollaba el Concilio Vaticano II. ¿Qué podemos decir al respecto de las mismas? ¿Predicción? ¿Una mera intuición? ¿Acontecimiento? ¿Ilusión? ¿Por qué no pensar que parte de lo que afirma ha tenido lugar efectivamente durante los años del post-concilio? Pero por otra parte, ¿por qué no reconocer también que algo de lo que dice todavía es palabra que espera concreción?

Estas preguntas pueden servirnos de estímulo para abordar un tena complejo pero importante para el anuncio del Evangelio. Es el compromiso de los laicos en el mundo y el ministerio que le compete y que el Concilio en la iglesia a nivel eclesiológico provocó un cambio en su naturaleza y misión, que se manifiesta en la Lumen Gentium y Gaudium et Spes, un cambio de paradigma en la comprensión de la iglesia que pasa de iglesia jerarquizada a una iglesia como sacramento de salvación y de pueblo de Dios. Ya no se trata de que la iglesia detecte y combata los errores de la sociedad, sino que dialogue con ella, que acompañe los proceso del hombre contemporáneo, incluso se debe ayudar por la misma. Se trata de una relación recíproca y de ayuda mutua.

El ministerio de evangelizar la secularidad no parte del ministerio del orden, sino de:
“A los laicos corresponde, por propia vocación, tratar de obtener el Reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios” LG 31
Cuando la iglesia se propone impulsar la responsabilidad de los laicos cristianos en el campo de lo social, ha de respetar y armonizar autonomía y acompañamiento, sin lo cual esta participación resultaría imposible, ya por asfixia o por desamparo, este es el gran desafío de la iglesia de nuestros días. Ivés Congar hace década ya detectaba estas insuficiencias, eclesiológicas y antropológicas que hacía que se faltara el respeto al apostolado de los laicos, desestimando su identidad o misión, en buena parte debido a la falta de conciencia de los eclesiásticos sobre la autonomía de las realidades temporales.

El camino que aun queda por recorrer en la iglesia es grande, queda muchas cosas pendientes: deficiente comunión entre los pastores y el pueblo que reclama, instrumentos de profundización en los instrumentos de consulta de manera real, pues como dice el Papa Francisco “el clericalismo impide la emergencia de un laicado maduro y proactivo”

“Este es un tiempo en el que fiel laico recibe la llamada a un compromiso social y político no por delegación de ningún obispo o sacerdote, sino, directamente de Cristo por el Bautismo. La suya es una vocación específica y nativa, que se refuerza en la confirmación, crece y madura en la Eucaristía e incorpora al fiel laico de pleno derecho a la comunidad eclesial”. (H.U. Von Balthasar. «¿Qué es el laico?», pág. 500-505)

“…una serie de insuficiencias eclesiológicas y antropológicas hacía que le faltaran el respeto al apostolado de los laicos, desestimando su identidad y misión. En gran parte, debido a la falta de conciencias de los eclesiásticos sobre la realidad autónoma de las realidades temporales”. (Yvés. Congar. “Sacerdocio y laicado». 1.964)

La laicidad viene dada en orden a las funciones recibidas por el Bautismo: “Sacerdote, profeta y rey», en base a ello el laico lo es en su ser profeta, una necesidad eclesial de dar a conocer el mensaje de Cristo a las personas, ya que el profeta es quien lee las circunstancias concretas de la realidad humana e ilumina dicha realidad con la gracia de Dios y la Palabra de Dios, esto lo podemos ver en:
“La función profética de la iglesia comprenden toda actividad suscitada en ella por el Espíritu Santo, por la que conoce y da a conocer a Dios y su designio de la gracia, en las circunstancias de peregrinar». Ivés. Congar. “Sacerdocio y laicado». Pág, 321

También, el servicio del laico y de todo cristiano con respecto a su dignidad de realeza de Cristo es la de luchar, bajo la acción del Espíritu Santo contra las estructuras de pecado que se encuentran en la sociedad, siendo testimonio de vida en la verdad y la vida moral; en pro de la construcción del Reino de Dios, buscando justicia, amor, fraternidad y solidaridad.
José Manuel Carrascosa Freire

Últimos artículos

El Papa: ¡No más guerra! Detener toda acción que arrastre a Oriente Medio a un conflicto mayor

Vatican News Al final del Regina Caeli, Francisco expresa su dolor y preocupación por los...

Francisco apremia a evitar una «espiral de violencia» en Oriente Medio tras el ataque de Irán a Israel -- José Lorenzo

Religión Digital El Papa pide detener "toda acción que pueda arrastrar a un conflicto bélico...

Abril republicano -- Deme Orte

Enviado a la página web de Redes Cristianas Viene Abril proclamando primaveras al aire la bandera...

Noticias similares

El Papa: ¡No más guerra! Detener toda acción que arrastre a Oriente Medio a un conflicto mayor

Vatican News Al final del Regina Caeli, Francisco expresa su dolor y preocupación por los...

Francisco apremia a evitar una «espiral de violencia» en Oriente Medio tras el ataque de Irán a Israel -- José Lorenzo

Religión Digital El Papa pide detener "toda acción que pueda arrastrar a un conflicto bélico...

Abril republicano -- Deme Orte

Enviado a la página web de Redes Cristianas Viene Abril proclamando primaveras al aire la bandera...