InicioRevista de prensaespiritualidadDomingo 18 de septiembre de 2016, 25º del tiempo Ordinario

Domingo 18 de septiembre de 2016, 25º del tiempo Ordinario

Publicado en

koinonía

25 del tiempo ordinarioCJosé de Cupertino, religioso (1663)
El profeta Amós nos ubica en el contexto de la cuarta visión y su interpretación, que va contra los defraudadores y explotadores. El profeta, en todo su libro, nos presenta cinco visiones sobre el destino del pueblo de Israel (7,1 – 9,10). El mensaje de Amós estaba dirigido principalmente al reino del norte, Israel, pero también menciona a Judá (el reino del sur) y a las naciones vecinas de Israel (sus enemigas): Siria, Filistea, Tiro, Edom, Amón, Moab. La razón del juicio: la codicia de los ricos. Amós grita y denuncia: Escuchen esto los que pisotean al pobre y quieren arruinar a los humildes de la tierra (v. 4). El profeta, al hacer sus juicios y lanzar sus amenazas, da los motivos y hace las denuncias por las cuales serán castigados y corregidos. ··· Ver noticia ···

Últimos artículos

Comunicado de Somos Iglesia Internacional sobre Dignitas Infinita

Incapaz de autorreflexión crítica Publicado: 15 de abril de 2024Categoría: Últimas Noticias Respuesta a la carta del...

Relación actualizada de los colectivos que forman Redes Cristianas

Alandar Asociación Teológica Juan XXIII Católicas por el Derecho a Decidir Comités Óscar Romero Comunidades Cristianas CEMI Comunidades de...

‘La Iglesia debe ser profética’

Reflexión y Liberación Según +Pedro Arrupe, la Iglesia no podía dar la espalda a las...

Noticias similares

Comunicado de Somos Iglesia Internacional sobre Dignitas Infinita

Incapaz de autorreflexión crítica Publicado: 15 de abril de 2024Categoría: Últimas Noticias Respuesta a la carta del...

Relación actualizada de los colectivos que forman Redes Cristianas

Alandar Asociación Teológica Juan XXIII Católicas por el Derecho a Decidir Comités Óscar Romero Comunidades Cristianas CEMI Comunidades de...

‘La Iglesia debe ser profética’

Reflexión y Liberación Según +Pedro Arrupe, la Iglesia no podía dar la espalda a las...