InicioRevista de prensaiglesia catolicaDan ganas de volver a ser católico##Jaime Richart, Antropólogo y jurista

Dan ganas de volver a ser católico -- Jaime Richart, Antropólogo y jurista

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Desde muy temprana edad (entorno a los 25) me llegó la pri­mera «iluminación»: una cosa es Dios -un Dios hipotético- y otra la religión, la religión monoteísta que fuere. Luego ya iría a lo largo de la vida indagando sobre la probabilidad de su existen­cia o sobre la inutilidad del esfuerzo en comprobarla.
La vida, aun corta comparada con la eternidad, da para mucho en materia de reflexión. Y, si so­mos mínimamente reflexivos, no necesitamos ser lumbreras para saber que evolucionamos, que vamos siendo cada día más conscientes, y que a medida que cree­mos saber más, más cuenta nos damos de lo mucho que ignora­mos o incluso de que lo ignoramos todo.

Y así, después de haber renegado de una idea, de un senti­miento y de una religión y de ese dios antropomórfico que nos inculcó una educación en sumisión que anulaba o prohibía toda opinión no autorizada por ella, podría llegar eventualmente ese momento delicado en que, por la propia dinámica de nuestra naturaleza en buena parte divina, nos regresase a la recupera­ción del anhelo de lo absoluto o a la confirmación de la nada trascendente. Yo, perso­nalmente, me mantengo todavía en el filo de la duda. Pero no de la duda con efecto desasosegante, sino como estado mental que precisamente dota de estabilidad y quietud al intelecto por haber renunciado a una verdad abso­luta que me resulta imposible encontrar.

Pero no por ello dejo de reconocer que el papa actual, el jefe de la cristiandad católica, me está invitando a la reconciliación con la Iglesia en espera de la iluminación definitiva que concite a creyentes y a ateos, a gnósticos y agnósticos. O por mejor decir, a la condescendencia hacia el papado, o aún mejor, a coinci­dir con todos aquellos que de­ntro de la Iglesia o al mar­gen de ella dan al hecho religioso, a la teología y a la doctrina social unos sesgos acordes con la sensibilidad de los tiempos que vivimos. Y cuando digo hecho religioso me refiero a la liturgia como soporte formal de la idea cardinal, cuando digo teología me refiero al envoltorio provisio­nal de la misma idea, y cuando digo doctrina, me re­fiero a ésa de los padres de la Iglesia que se expresaron en térmi­nos socializantes sin que pa­pas ni cardenales ni arzobis­pos ni obispos les hicieran puñetero caso, arrinconándola con contumacia durante milenio y medio no por el deseo de los señores del cielo sino por la voluntad de los reales dueños de la Tierra; ésa que vienen profesando los llamados teólogos de la liberación. Me basta ahora citar el conclu­yente y sublime pensa­miento de San Ambrosio: «No es parte de tus bienes lo que das al pobre; lo que le das le perte­nece. Porque lo que ha sido dado para el uso de todos, tú te lo apropias. La tierra ha sido dada para todo el mundo y no sola­mente para los ricos¨.

Seamos condescendientes y convengamos que Iglesia católica, en tanto que institución humana ha sido el artífice principal de la cultura predominante en Occidente, aunque la complementa­ron los para ella heterodoxos. Y que en todo caso, a lo largo de su existencia, desde el siglo III, al mundo le ha hecho tanto bien como mal. Pero ahora el papa Francisco, aparte muchos otros gestos ha alumbrado una encíclica que ha de conmover a todo espíritu sensible y a todo corazón amante. Teología, eco­logía y humanismo postergado, reunidos en el mismo haz: justo lo que yo venía esperando desde que separé al buen Dios de la iglesia católica y me quedé con la idea de que a la Iglesia sólo la salvaba la buena voluntad de los párrocos, en la misma me­dida que condenaba a cardenales, a arzobispos, a obispos y a papas, fuese por cobardes, por pusilánimes o por necios.

Sea como fuere, de lo que estoy seguro es de que si por sus directivas los dirigentes occidentales del mundo no se ablandan y persisten en su desdén por los desheredados de la tierra y en su cobardía frente a la fatal inclinación de los poderosos a des­truir la vida del planeta, al menos el papa volverá a llenar de fieles humildes sus iglesias…

21 Junio 2015

Últimos artículos

15 de Julio de 2024: La compasión en un mundo injusto, curso de verano en Laredo

fragmenta El teólogo Juan José Tamayo, autor de La compasión en un mundo injusto (Fragmenta,...

Francisco: «Todos, deténganse. Detengan la guerra (…), ni antipalestinos ni antisemitas» -- Salvatore Cernuzio

Religión Digital "El Evangelio es para todos (...), yo también soy pecador", afirma en la...

Argüello, sobre el ‘cisma’ de las clarisas: «Por un edificio no se llega a negar el Concilio Vaticano II y la autoridad de todos...

Religión Digital El presidente de la CEE anuncia "medidas", sin concretar, ante el escándalo "La...

Noticias similares

15 de Julio de 2024: La compasión en un mundo injusto, curso de verano en Laredo

fragmenta El teólogo Juan José Tamayo, autor de La compasión en un mundo injusto (Fragmenta,...

Francisco: «Todos, deténganse. Detengan la guerra (…), ni antipalestinos ni antisemitas» -- Salvatore Cernuzio

Religión Digital "El Evangelio es para todos (...), yo también soy pecador", afirma en la...

Argüello, sobre el ‘cisma’ de las clarisas: «Por un edificio no se llega a negar el Concilio Vaticano II y la autoridad de todos...

Religión Digital El presidente de la CEE anuncia "medidas", sin concretar, ante el escándalo "La...