InicioRevista de prensaespiritualidadCómo afrontar la pandemia en esta Semana Santa (II): El sentido originario...

Cómo afrontar la pandemia en esta Semana Santa (II): El sentido originario de la Eucaristía -- Benjamín Forcano, teólogo

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Benjamín Forcano11. Perspectiva histórica: La evolución del sentido de la eucaristía
Venimos celebrando la fiesta del CORPUS CHRISTI desde el siglo XIII y no sé si la estamos entendiendo y viviendo en su significado original, es decir, en lo que fue y significó la últina cena de Jesús.

– Esta fiesta comenzó a promoverla la religiosa Juliana de Cornillon: 1208.
– La difundió Sto.Tomás de Aquino. Suyo es el poema Pange Lingua .
-La instituyó como fiesta el Papa Urbano IV: 1264.
– Y le dio el espaldarazo defintivio Nicolás V, al salir procesionalmente con la HOSTIA por las calles de Roma.
Pero, ¿qué es lo que se pretende celebrar con esta fiesta?
Muy simple: conmemorar lo que hizo Jesús en la Ultima Cena de la Pascua, fiesta la más solemne de su pueblo. La Pascua se celebraba el primer mes del año judío, que era el mes de Nisán, entre medios de marzo y abril. Como en todas las comidas, también en esta, solía presidir la mesa el padre de familia: partía un trozo de pan que daba a cada comensal; bendecía una copa de vino , que pasaba de mano en mano y de la que todos bebían; unos gestos familiares en los que participaban todos; una cena que unía a todos los comensales en comunidad y reforzaba entre ellos la fraternidad.

2.La cultura judía.
La cultura judíaz prohibía tomar la sangre de cualquier ser vivo. No así, los ceremoniales paganos donde el “comer el cuerpo y la sangre” de los dioses tenían una gran sentido.

3.Lo establecido por el concilio de Trento
Esta fiesta se viene celebrando en la Cristiandad de acuerdo con la doctrina fijada en el concilio de Trento (1545-1564).

En él se proclama:
-En la Eucaristía se ofrece un sacrificio real y verdadadero.
-Se instituye a los apóstoles como sacerdotes para freceer el cuerpo y sangre de Jesús.
-Este sacrificio no es sólo de alabanza y memoria del sacrificio en la cruz: es propiciatorio.
– Y quien niegue alguno de estos aspectos es anatema, es decir, maldito y queda expulsado de la comunidad y de Dios mismo.

El concilio afirma realizarse en esta Cena la maravillosa conversión del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. En dicha conversión permanecen los accidentes del pan y del vino (color, gusto, cantidad…) pero no su sustancia, que es reemplazada por la sustancia real de Cristo.
La sustancia es lo que hace que un cosa sea lo que es, en tanto que los accidentes son propiedades no esenciales de la realidad convertida.
A esta conversión se la llama Consagración, que sólo pueden realizar los sacerdotes con palabras establecidas.

4. La enseñanza de Jesús
Jesús, al igual que todos los profetas, rechaza los sacrificios rituales para ganarse la benevolencia de Dios; enseña que lo único que agrada a Dios son las relacioes de justicia y misericordia entre los seres humanos. Actúa según la línea de los profetas.

Así,
AMOS dice: “ No os habéis vuelto a mí, porque pisoteáis al pobre, falsificáis balanzas de fraude, compráis por dinero a los débiles, tiráis por tierra la justicia, practicáis la hipocresía de un culto vano.Detesto vuestras fiestas, no gusto de vuestras oblaciones, no miro a vuestros sacrificios de novillos cebados, no quiero oir la salmodia de vuestras arpas”. (Amós , 4, 6-11 y 5, 21-23)

JEREMIAS clama: “Vosotros os fiáis de palabras engañosas que no sirven para nada. ¿De modo que robáis, matáis, adulteráis, juráis en falso, quemáis incienso a Baal, seguís a dioses desconocidos y extranjeros y después entráis a presentaros ante mí en este templo, que lleva mi nombre, y os decís estamos salvos , para seguir cometiendo abominaciones. ¿Creéis que es una un cueva de bandidos este templo que lleva mi nombre? Atención que yo lo he visto (Jer 7,1-11)

ISAIAS grita : “¿Qué me importan vuestros sacrificios? Estoy harto de holocaustos y de carneros y grasa de cebones; la sangre de toros, corderos y chivos no me agrada. ¿Por qué entráis a visitarme? Ya no me traigáis dones inútiles; el incienso me resulta abominable, novilunios, sábados, asambleas; no soporto ayuno y festividades: vuestras solemnidades las detesto, se me han vuelto una carga que no aguanto más. Cuando extendéis las manos, cierro los ojos; aunque multipliquéis las plegarias no la es escucho; vuestras manos están llenas de sangre. Lavaos, purificaos, apartad de mi vista vuestras malas acciones , buscad el derecho, la justicia, ayudad al oprimido (combatid al opresor), hcerle justicia al huérfano, defended la causa de la viuda “ ( (Is 1, 10-20)

JESUS PROCLAMA: ¿Por qué estáis tan ciegos que llegáis a afirmar que no se puede comer sin antes lavarse las manos impuras? ¿En qué os apoyáis para decir que no se puede curar en el sábado? ¿De verdad pensáis que no está permitido hacer el bien y salvar una vida en sábado y que obro así porque tengo dentro a Belcebú?
Vosotros letrados y fariseos estáis fuera del reino de Dios, por más que miréis no veréis; y por má que oigáis no oiréis, a no ser que os convirtáis.

Sois unos hipócritas y se os pueden aplicar a medida las palabras de Isaias: “Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí.El culto que me dáis es inútil.
Mirad bien lo que os digo: es más fácil que que pase un camello por por el ojo de una aguja que entre un rico en el reino de los cielos.
Vosotros, que me seguís, no procedais como los grandes y poderosos de este mundo , que sólo saben dominar y oprimir. Entre vosotros , el que quiera subir que sea servidor vuestro; y el que quiera ser primero , sea esclavo de todos. Amar a Dios y al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.

5. TEOLOGIA PROVOCATIVA
Lectura del evangelista Marcos (1, 12-16 y 22-26)
 El primer día de los Ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron sus discípulos:
– Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?
 Él envió a dos de sus discípulos diciéndoles:
– Id a la ciudad, os encontraréis con un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo,  y donde entre decidle al dueño: «El Maestro pregunta dónde está su posada, donde va a celebrar la cena de Pascua con sus discípulos».  El os mostrará un local grande, en alto, con divanes, preparado; preparádnosla allí.

Salieron los discípulos, llegaron a la ciudad, encontraron las cosas como les había dicho y prepararon la cena de Pascua.
 Mientras comían cogió un pan, pronunció una bendición, lo partió y se lo dio a ellos, diciendo:
– Tomad, esto es mi cuerpo.
 Y, cogiendo una copa, pronunció una acción de gracias, se la pasó y todos bebieron de ella.  Y les dijo:
– Esta es la sangre de la alianza mía, que se derrama por todos. 25 Os aseguro que ya no beberé más del producto de la vid hasta el día aquel en que lo beba nuevo en el reino de Dios.
 Y después de cantar salieron para el Monte de los Olivos.

7. ¿Jesús convirtiò el pan y el vino en su cuerpo y sangre? Interpretación de María e Ignacio López Vigill
Hace unos 40 años que los hermanos María y José Ignacio López Vigil, escribieron la obra UN TAL JESUS, escuchada primero como una serie radiofónica y luego publicada como libro. Fue tan enorme la incomprensión de algunas altas jerarquías de la Iglesia que llegó a ser prohibida “oficialmente” en los paises del continente. Pero la calidad evangélica de su contenido fue poco a poco imponiéndose y alcanzó una difusión inimaginada.
Me tocó participar muy actvamente en ese momento y hoy me complace presentar un capítulo de su nueva obra OTRO DIOS ES POSIBLE (2 Tomos-Incluye CD), con “ 100 entrevistas exclusivas con Jesucristo en su segunda venida a la tierra*.

De esta obra ha escrito el obispo Pedro Casaldáliga:
“Hay teólogos que responden a preguntas que nadie hace y hay otros que intentan responder a las preguntas que hacemos todos. Estas entrevistas con Jesucrisrto son una gran respuesta a inquietudes, decepciones y también a esperanzas, abordadas con humor, realismo y libertad adulta. Imagino que no faltarán los que se rasguen las vestiduras. Pero ustedes están haciendo un bello servicio al Reino de Dios y a su propagador máximo, Jesús de Nazaret”.

¿EL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO?
Entrevista 64

RAQUEL Los micrófonos de Emisoras Latinas regresan a Jersusalén y están instalados hoy en el Cenáculo, escenario de los hechos maravillosos de aquel Jueves Santo. Con nosotros, Jesucristo, protagonista de aquella noche memorable. En este lugar , usted celebró la Ultima Cena y la Pascua.
JESUS -Bueno, aquí comimos la Pascua. Todos los años, con la luna de primavera, hacíamos lo mismo. Es la gran fiesta de mi pueblo, un memorial del éxodo , cuando Moisés liberó a los esclavos del faraón.

RAQUEL -Sí, pero aquella Pascua fue especial. Reconstruyamos los hechos. Estaban todos reunidos cenando. Usted tomó el pan y dijo: “cómanlo, esto es mi cuerpo”. Después, la copa de vino : “bébanla, es mi sangre”. Tal vez, las palabras más sagradas de la historia de la humanidad. ¿Fue así?
JESUS- Sobre el pan y el vino yo dije una bendición . No recuerdo las palabras exactas, pero… no sé a dónde quieres llegar.

RAQUEL -A la transubstanciación. Cuando usted pronunció esas palabras mágicas, en aquel pan estaba la presencia de Dios, ¿sí o no?
JESUS -Sí, en quel pan estaba Dios.
RAQUEL -Me alegra escucharlo. Llegué a pensar que usted echaría abajo otro dogma….
JESUS -¿De qué te asombras, Raquel? En Dios vivimos, nos movemos y somos. ¿No lo sabías ya? Levanta una piedra, ahí está Dios. Parte un trozo de madera, ahí lo encontrarás.

RAQUEL- Un momento. No se me vaya por los trozos, digo por las ramas. Los oyentes saben que usted consagró aquella noche el pan y el vino.
JESUS -El pan y el vino, y el aceite son sagrados. La comida con que nos alimentamos es un don de Dios y por eso sagrada. ¿A eso te refieres?
RAQUEL -No. Yo me refiero a la transubstanciación. Que por aquellas palabras suyas , el pan dejó de ser pan y el vino dejó de ser vino.
JESUS – ¿Cómo el pan va a dejar de ser pan y el vino de ser vino?

RAQUEL- Quedaron las apariencias, pero cambió la sustancia. En aquel pan estaba su cuerpo, en aquel vino estaba su sangre, usted mismo, Jesucristo, transsubstanciado.
JESUS -¡Qué locura estás diciendo, Raquel! … Si yo estaba sentado en medio de todos… ¿cómo iba a estar metido al mismo tiempo en una hogaza de pan o en una copa de vino? ¿Qué truco sería ese? … ¡Ni que fuera mago!

RAQUEL -¿Qué había en aquella copa que usted dio a beber a sus discípulos? ¿No era su sangre?
JESUS -En mi pueblo no se toma la sangre de ningún animal, menos de una persona. Me estás hablando de una cosa …..horrenda.
RAQUEL -Pero, entonces, ¿qué hizo usted de aquel Jueves Santo?
JESUS -Yo hablé de unión, de comunidad. Luego, compartimos el pan. Yo brinde con la copa y, según la costumbre, todos bebimos de ella.

RAQUEL -Usted dijo que hicieran eso en memoria suya.
JESUS – Sí, tenía miedo que me apresaran. Entonces, les dije: hagamos una alianza. Pase lo que pase, sigamos unidos, como los granos de trigo en la espiga, como las uvas en el racimo. Si yo falto, reúnanse para recordar el compromiso del reino de Dios.
RAQUEL -A ver si nos entendemos. ¿Usted no instituyó aquella noche el sacramento de la eucaristía?
JESUS – No.

RAQUEL -Y cuando un sacerdote repite las palabras que dicen que usted dijo aquella noche, ¿qué pasa con el pan y con el vino?
JESUS -Nada…..porque ya pasó.
RAQUEL -¿Cómo que ya pasó? ¿No ocurre ningún milagro?
JESUS -El milagro no está en el pan ni en el vino, Raquel. El milagro está en la comunidad. Cuando un grupo de hombres y mujeres que se quieren, que luchan por la justicia, se reúnen y dan gracias a Dios y recuerdan mis palabras… ahí está Dios en medio de ellos.

RAQUEL -Y aquí estamos nosotros, en medio de nuestra audiencia y con demasiadas preguntas pendientes. Una pausa y regresamos. Raquel Pérez, Emisoras Latinas, Jerusalén.
*Son diálogos de radioteatro puestos en papel, editados por Inmaculada Calvo, Colección Exégesis Fe Adulta.

6.Jesús en la Eucaristía y en la vida
-Si el significado de la Eucaristía consiste en que, sentados todos en torno a una misma mesa, compartimos el pan y el vino de la vida de Jesús, para amarnos como hermanos según El mismo nos mandó,¿La realidad de nuestra vida y de la sociedad cristiana en que vivimos, es coherente con lo que nos mandó celebrar Jesús? ¿Nuestras misas, nuestras custodias, nuestros ropajes, nuestras procesiones, nuestras calles cubiertas de flores, nuestras músicas …..las acogería y aprobaría Jesús?

Podemos sacar algo claro: las palabras de Jesús en su Ultima Cena hay que entenderlas en su significado más obvio: el pan y el vino, que tomamos cuando nos reunimos para recordarle, son un símbolo de que necesitamos alimentarnos de El, hacer nuestra su propia vida, asimilarla para consumirla y derramarla en beneficio de los demás.
Sin pan no hay vida, sin la enseñanza y espíritu de Jesús no hay vida. Si en El y como El vivimos , seremos pan y vino que alimentan, que producen vida.
Jesús vive por Dios Padre, que lo ha enviado, posee su vida y si nosotros asimilamos su vida , es la vida misma de Dios.

Últimos artículos

Los científicos rusos se desmarcan de las ideologías climáticas occidentales

diario-octubre El Consejo Científico de la Academia Rusa de Ciencias ha declarado en un reciente...

28 de Febrero, día de Andalucía: poco que celebrar -- Juan Cejudo

El blog de Juan Cejudo Está muy bien sentir el orgullo de ser andaluz,...

La Eurocámara reclama un alto el fuego incondicional en Gaza -- Irene Castro

eldiario Varias enmiendas impulsadas por La Izquierda sobre el alto el fuego y el apoyo...

Noticias similares

Los científicos rusos se desmarcan de las ideologías climáticas occidentales

diario-octubre El Consejo Científico de la Academia Rusa de Ciencias ha declarado en un reciente...

28 de Febrero, día de Andalucía: poco que celebrar -- Juan Cejudo

El blog de Juan Cejudo Está muy bien sentir el orgullo de ser andaluz,...

La Eurocámara reclama un alto el fuego incondicional en Gaza -- Irene Castro

eldiario Varias enmiendas impulsadas por La Izquierda sobre el alto el fuego y el apoyo...