InicioRevista de prensaAmérica LatinaColombia. Una conferencia para afianzar el pacto de paz##Salud Hernández Mora

Colombia. Una conferencia para afianzar el pacto de paz -- Salud Hernández Mora

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

El Mundo, 17 09 16
El Gobierno de Colombia y las FARC acuerdan el alto el fuego definitivo
Colombia y las FARC firmarán la paz el próximo 26 de septiembre
El Diamante
La puesta en escena de la Décima Conferencia anticipa el espíritu con que la organización guerrillera afronta su nueva etapa. Los miembros del Secretariado, máximo órgano de gobierno, llegaron en avión privado y vestidos de civil a la pista de aterrizaje más cercana al caserío El Diamante, lugar de la cumbre. La Novena debieron celebrarla virtual, cada cual en su guarida colombiana o en el santuario venezolano, dado el acoso del Ejército.
Después abordaron un helicóptero. De haber hecho el recorrido por tierra no habrían encontrado un solo soldado en el camino que atraviesa las bellas sabanas del Yarí, en el departamento del Caquetá, al sur del país. El Ejército mantiene un cerco de seguridad distante y discreto, no para evitar que la guerrilla se desmande sino para que nadie les moleste.

Los siete comandantes del Secretariado, encabezados por ‘Timochenko’, todos con varias órdenes de captura a sus espaldas, se alojan en cómodas casas de madera que construyó la tropa guerrillera en el enorme recinto que incluye áreas boscosas y pastos, sede del encuentro. Es una zona restringida a la prensa.
En otro punto han instalado un gran escenario para el concierto con el que festejarán la firma oficial del acuerdo de paz el próximo 26 de septiembre. Animado por reconocidos artistas locales, acudirán cientos de guerrilleros y labriegos de la región.

Cerca de 400 periodistas nacionales y extranjeros están acreditados para cubrir la primera Conferencia en la historia subversiva en que no hablarán de planes de guerra sino de cómo poner en marcha el acuerdo de paz.
Al ser un enorme descampado a horas de poblaciones, la mayoría de informadores comparte campamento con los 280 guerrilleros que fueron elegidos por sus compañeros para representarles en la Conferencia. A cada periodista le armaron un «cambuche» -cama de troncos y cubierta de plástico negro-, agregando unos ingredientes de lujo que rara vez usa la tropa subversiva: colchón y sábanas nuevas.
Para bañarse hay que hacerlo en ropa interior en el riachuelo adyacente y usar los «chontos» -letrinas colectivas sin distinción de sexo- para las necesidades. Todo ello a fin de que el informador «conozca la vida guerrillera», en un reclamo que más parece turístico que de trabajo.

Los responsables de la Oficina de prensa son jóvenes educados y amables, encargados de ofrecer la imagen de una organización renovada y legítima que cambia armas por lucha democrática. El resto mantiene sus fusiles y pistolas, pero no siempre las portan. Dan un aire cercano y relajado, y sus mandos les animaron a conversar con los periodistas de manera abierta.
Entrevisté a varios guerrilleros, con más de un cuarto de siglo de pertenencia a las FARC. En ellos adiviné la intención de pasar página, volver a las armas no parece una opción que contemplen tras meses de vivir relajados, sin hacer un disparo ni huir de los bombardeos.

Unos quieren dar el salto a la arena política en el partido que formen y esperan las indicaciones de sus jefes; otros sienten temor por regresar a «a la civil», la vida en sociedad que dejaron cuando eran apenas unos adolescentes, y enfrentarse al mundo laboral sin apenas formación educativa básica.
En cuanto a las atrocidades que cometieron las FARC, el común denominador es admitir «errores» generales, propios del conflicto armado, y negar en redondo la comisión de crímenes de lesa humanidad. Si pusieron minas anti-persona fue para defenderse del Estado; los secuestros de tres lustros de soldados y policías son «retenciones» porque no tienen prisiones en la selva y también los suyos sufren en las cárceles; el reclutamiento de niños jamás fue forzado, se alistaron porque querían; su lucha cuenta con apoyo popular, aunque los grandes medios de comunicación tergiversan las informaciones y aseguran que carecen de respaldo. De otra manera, dicen, no habrían podido resistir tantos años.

«Las responsabilidades que haya se aceptarán de manera colectiva», indica uno.Eluden dar detalles concretos de lo que cada cual hizo en esos años; parecen temer contar demasiado y afrontar problemas judiciales.
Dicen anhelar el reencuentro con sus familias, en especial con sus madres, «que sufrieron mucho» por la incertidumbre de que pudieran matarlos.
«Tantos años de lucha y ahora tengo ganas de vivir una vida mejor, como cualquier humano. Uno sufre harto», afirma Paola. Ingresó de 12 y tiene 36 años. Siempre quiso ser guerrillera y comunista. «Echo de menos esta vida de monte, perotenemos que seguir luchando sin armas. Será mejor porque podremos estar más cerca de la población para hablarles y convencerles de nuestras ideas».

Ideas que resume un cartel clavado en el campamento y que pocos pueden profundizar dados sus precarios conocimientos teóricos. «Tenemos como principio comunista las teorías de Marx, Engels y Lenin. Nos fortalecemos en la Unidad Latinoamericana y las enseñanzas del genial conductor de guerrillas, Manuel Marulanda».

Fuente: Red Mundial de Comunidades Eclesiales

Últimos artículos

El Papa clama por Oriente Medio: «Dios es paz y quiere la paz. Quien cree en él no puede sino repudiar la guerra»

Religión Digital "Que no se aviven las llamas del resentimiento", reclama en un mensaje "Me...

Otro paso para un Papa ecuménico -- Juan A. Estrada

Religión Digital "La Pentarquía de patriarcados serviría como inspiración y referencia para un papado más...

Qué más tiene que ocurrir en Gaza para decir (de verdad) basta

Rebelión Fuentes: La Marea Seis meses después, Israel continúa arrasando a la población de Gaza con...

Noticias similares

El Papa clama por Oriente Medio: «Dios es paz y quiere la paz. Quien cree en él no puede sino repudiar la guerra»

Religión Digital "Que no se aviven las llamas del resentimiento", reclama en un mensaje "Me...

Otro paso para un Papa ecuménico -- Juan A. Estrada

Religión Digital "La Pentarquía de patriarcados serviría como inspiración y referencia para un papado más...

Qué más tiene que ocurrir en Gaza para decir (de verdad) basta

Rebelión Fuentes: La Marea Seis meses después, Israel continúa arrasando a la población de Gaza con...