InicioRevista de prensatemas socialesCatastrofismo, no gracias##Jesús Renau

Catastrofismo, no gracias -- Jesús Renau

Publicado en

Cristianismo y justicia

Jesús Renau. Hoy se fomenta un cierto catastrofismo. La gente empieza a tener miedo de lo que puede pasar. Hay telediarios en los que un tanto por ciento importante comunican sobre lo mal que vamos.

¿A quién favorece esta situación? Evidentemente a los administradores que están haciendo los recortes y están tomando a diario medidas severas y duras en especial para los sectores más débiles de la sociedad: enfermos, jubilados, parados, inmigrantes y pobres. El discurso es bien sencillo: “No nos lo inventamos nosotros, es Europa quien nos lo exige”. A medida que se crea una sensación general sobre el tema, será razonable el sacrificio que se impone. Va cayendo a pedazos la sociedad del bienestar y se va imponiendo el modelo del capitalismo más radical y duro.

Quizás llega la hora de hacer una lectura desde la doctrina social de la Iglesia, demasiado olvidada en estos momentos y rodeada de silencios que parecen de complicidad con lo que está pasando.

El Papa León XIII alertó contra la despreocupación de los gobernantes frente a las masas explotadas por un capitalismo sin moral que imponía unas condiciones y unos salarios inhumanos. Era obligación de los gobiernos velar por estos sectores. ¿Cómo es que ahora la gran factura de los recortes afecta sobre todo a la salud, a los jubilados, a la enseñanza, a los parados? Es decir: enfermos, viejos, niños y jóvenes, parados e inmigrantes, y más mujeres que hombres, que pagan las consecuencias de la crisis. Esto no es justo, y clama al cielo. Estos sectores deberían ser los prioritarios de los gobiernos y los parlamentos.

La doctrina social de la Iglesia repite una y otra vez que no basta con la asistencia caritativa, que por cierto actualmente es bien notable. Esta caridad cristiana hay que hacerla, pero no quita la responsabilidad hacia los sectores empobrecidos que tiene el estado democrático. La doctrina social de la Iglesia habla de las estructuras de pecado, que provocan injusticias a partir de leyes, organismos, tribunales, parlamentos y otras entidades sociales, financieras y políticas.

Mientras la doctrina social de la Iglesia sólo esté escrita en documentos, iremos mal. Hay que pasar de los escritos al debate, del debate a las decisiones y de ellas a la acción. Una acción de denuncia, de anuncio y de propuesta operativa. Entonces es cuando se revitalizan los documentos, toma figura el escrito y se plantea realmente la novedad. Aquella ética fundamentada en la Escritura, la Tradición en el Magisterio, llega a ser buena nueva para transformar la realidad según la justicia que brota de la fe.

Últimos artículos

Gobernanza planetaria y derechos de la naturaleza para tiempos convulsos -- Fernando Valladares

Rebelión Fuentes: The Conversation Las actividades humanas están provocando una nueva trayectoria del sistema Tierra caracterizada...

El joven rico -- Sandra Estrada Real

Cristianismo y Justicia La historia del joven con Jesús me pareció siempre un poco predecible...

El Papa pregunta: ¿hemos hablado de nuestro encuentro con Jesús con alguien? -- Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Vatican News Este III Domingo de Pascua, antes de rezar el Regina Caeli, el Pontífice...

Noticias similares

Gobernanza planetaria y derechos de la naturaleza para tiempos convulsos -- Fernando Valladares

Rebelión Fuentes: The Conversation Las actividades humanas están provocando una nueva trayectoria del sistema Tierra caracterizada...

El joven rico -- Sandra Estrada Real

Cristianismo y Justicia La historia del joven con Jesús me pareció siempre un poco predecible...

El Papa pregunta: ¿hemos hablado de nuestro encuentro con Jesús con alguien? -- Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

Vatican News Este III Domingo de Pascua, antes de rezar el Regina Caeli, el Pontífice...