InicioRevista de prensatemas socialesCarta de Alepo Nº 41 (15 marzo 2021)##Dr Nabil Antaki, por los...

Carta de Alepo Nº 41 (15 marzo 2021) -- Dr Nabil Antaki, por los Maristas Azules de Alepo

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

HACE 10 AÑOS, DÍA A DÍA…
Hace diez años, el 15 de marzo de 2011, comenzaron los acontecimientos en Siria. Muy pronto, las manifestaciones degeneraron en un conflicto armado.
Los rebeldes dijeron que querían establecer un Estado de derecho, un Estado democrático que respetara los derechos humanos y luchara contra la corrupción.

Muy pronto, todo el mundo supo que estos rebeldes moderados sólo eran islamistas extremistas (Daech, Al Nosra y otros); que querían derribar el único Estado laico de la región para convertirlo en un Estado islamista; que para traernos más democracia y derechos humanos (sic), fueron armados y financiados por los países más retrógrados del mundo, que no tienen ni democracia ni derechos humanos; y fueron apoyados por los países occidentales que querían acabar con el único régimen de la región que se atrevía a decir no a su hegemonía (después de deshacerse de los líderes iraquíes y libios) y pensaron que sería fácil, «cuestión de unas semanas y listo».

10 años durísimos e insoportables
De la Primavera Árabe tan alabada en los medios de comunicación occidentales, los sirios sólo han visto un largo (10 años) y durísimo e insoportable invierno, que ha destruido el país, sus infraestructuras, su patrimonio arqueológico, sus escuelas, sus fábricas, sus hospitales, que ha matado a más de 400.000 personas, ha provocado la huida de 5 millones de refugiados a los países vecinos, ha desarraigado a 8 millones de personas, los desplazados internos, que ya no viven en sus casas, y ha empujado a un millón de personas a los caminos de la emigración hacia Europa y otros países occidentales.

Desde hace 10 años nosotros vivimos con la guerra; sí, 10 años, más que las dos guerras mundiales del siglo pasado: el sufrimiento, la pena, la pobreza, la miseria se han convertido en nuestra suerte cotidiana, una suerte cotidiana que es una pesadilla…. Nos han robado la infancia de nuestros niños, nos han robado los sueños de nuestros adolescentes y nos han robado el futuro de nuestros jóvenes. Sin embargo, antes de que comenzaran los acontecimientos, vivíamos muy bien en un país seguro, estable, laico y próspero; no todo era perfecto, ni mucho menos; pero ninguna injusticia, ninguna violación de los derechos humanos, ni ninguna reforma justificaban la destrucción de nuestro país, que han sacrificado generaciones de sirios.

Aunque hace un año que casi no hay combates en Siria, la vida de los sirios está llena de penurias y sufrimiento. Vivimos una crisis económica sin precedentes causada por 10 años de guerra, la crisis financiera del Líbano y las sanciones impuestas por Estados Unidos y los países europeos. El dólar se cambia actualmente a 4.000 LS mientras que hace 10 años estaba a 50 LS y hace un año a 1.000 LS; la inflación es galopante, el aumento del coste de la vida es vertiginoso; el 70% de las familias viven por debajo del umbral de la pobreza y la mayoría necesita ayuda alimentaria, higiénica y médica de las ONG para sobrevivir. Si comparamos los precios de los 10 productos más esenciales del pasado mes de octubre con los del 1 de marzo, vemos que han aumentado un 70% en 5 meses, mientras que los ingresos no han variado; la gente se está empobreciendo y ya no puede llegar a fin de mes.

Aunque mis compatriotas se merecen el título de campeones mundiales de la resiliencia, están al límite y no quieren otra cosa que vivir con normalidad, como todos los pueblos del mundo, y con dignidad.

La pandemia
La pandemia de Covid19 empeoró una situación que ya era mala. En diciembre-enero, sufrimos una segunda oleada de la enfermedad. Nosotros, los Maristas Azules, pagamos un alto precio: muchos casos entre nuestros voluntarios o sus padres, y también muertes. Hemos sufrido una pérdida muy grande con el fallecimiento del Hermano Marista Georges Hakim, uno de los pilares de los Maristas Azules, tras 15 días bajo ventilación asistida en cuidados intensivos; Margo, nuestra decana, pasó unos diez días en el hospital bajo oxigenoterapia. Leyla, mi mujer, en diciembre y yo el mes pasado también contrajimos la enfermedad. Gracias a Dios ya estamos totalmente recuperados.

Los Maristas Azules: viviendo la compasión en solidaridad
En este contexto de crisis y miseria, los Maristas Azules seguimos viviendo la compasión y actuando en solidaridad con los más desfavorecidos y los desplazados.
Desde 2012 hasta 2018, durante 6 años, habíamos distribuido cestas de alimentos mensuales a más de 1000 familias para ayudarles a sobrevivir durante los oscuros años de la guerra.

Detuvimos este proyecto a principios de 2019, convencidos de que era hora de que las familias dejaran de depender de las ayudas de las ONG y vivieran del fruto de su trabajo. Desgraciadamente, la situación económica es tan mala en estos momentos que la gente ya no puede llegar a fin de mes y nos ha rogado que les ayudemos de nuevo con paquetes de alimentos. Según los últimos datos del Programa Mundial de Alimentos, «cerca del 60% de la población siria no tiene acceso a suficientes alimentos seguros y nutritivos. Cuatro millones y medio de personas entraron en esta categoría en 2020».

En noviembre, reanudamos la distribución de paquetes mensuales de alimentos a unas 1000 familias. Cada cesta vale 15 dólares y puede alimentar a una familia de 4 personas durante unos 10 días, lo que equivale al 80% del salario medio mensual de un trabajador.

Cuando decidimos dejar de distribuir cestas de alimentos a finales de 2018, creyendo que era el momento de que la gente se ganara la vida con el sudor de su frente, ya habíamos puesto en marcha un programa llamado «microproyectos» para enseñar a los jóvenes adultos de nuestro centro de formación, el MIT, a crear su propio negocio y a financiar los proyectos más viables. Así, en los últimos 5 años, hemos financiado 188 microproyectos. También hemos creado un proyecto de aprendizaje profesional en el que colocamos a los jóvenes en prácticas con profesionales para que aprendan un oficio: carpintero, mecánico, electricista, fontanero, peluquero, etc. El objetivo de estos dos programas, los microproyectos y la formación profesional, es crear puestos de trabajo y permitir así que los jóvenes vivan de su trabajo y no piensen en emigrar o «mendigar» a las ONG.

Nuestro proyecto «Pan compartido» sigue ofreciendo una comida caliente diaria a 190 personas muy mayores que viven solas; una comida cocinada en nuestros locales por 10 señoras y distribuida cada día entre las 13 y las 14 horas por una veintena de nuestros voluntarios. Durante nuestras visitas a estas personas, observamos que algunas de ellas también necesitaban ayuda para limpiarse, bañarse, cambiar los pañales o tomar su medicación. «Pan compartido» tiene ahora un hijo: el proyecto «Cuidado de los ancianos», que se ocupa de estas diferentes necesidades.
Los voluntarios del proyecto Colibri siguen atendiendo a los desplazados del campo de Al Shahba, situado a 40 km de Alepo. Nuestras dos visitas semanales al campamento nos permiten organizar actividades educativas para los niños y adolescentes, atender a los enfermos y distribuir alimentos, productos de higiene y todo lo necesario para hacer la vida de estas familias desplazadas un poco menos difícil. La alegría de los niños cuando llegamos al campamento sólo es comparable a la gratitud de sus padres hacia nosotros.

Nuestros proyectos educativos para niños de 3 a 6 años, «Quiero aprender» y «Aprender a crecer», han reanudado sus actividades a pleno rendimiento tras varias interrupciones debidas a la pandemia; interrupciones que fueron aprovechadas por los instructores para reevaluar los programas y formarse.
SEEDS, con sus 25 voluntarios, persigue su objetivo de proporcionar apoyo psicológico a niños, adolescentes y adultos con sus 3 programas diferentes.
Heartmade sigue creando maravillas, piezas únicas para la mujer, reciclando ropa vieja o tejidos sobrantes.

Corte y confección, para enseñar a coser a niñas y madres, Hope, para enseñar inglés, Desarrollo de la Mujer, para ofrecer un espacio de socialización y formación a las mujeres, y Gota de Leche, para dar su ración mensual de leche a niños y bebés, siguen persiguiendo sus objetivos. También seguimos alojando a los desplazados y tratando a nuestras expensas a los enfermos que no tienen medios.
Desde el comienzo del conflicto, hace diez años, los Maristas Azules nos esforzamos por aliviar el sufrimiento, permitir que las familias vivan con dignidad, desarrollar al ser humano, encontrar trabajo para la gente, sembrar la esperanza, trabajar por la reconciliación y preparar la Paz. Sin embargo, los sirios están cansados de esperar para ver el final del túnel y poder vivir con normalidad. Diez años son suficientes, es demasiado.

Que se levanten las sanciones
A corto plazo, pedimos que se levanten las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea y, a medio plazo, que se establezca una paz que debe ser el resultado de un diálogo entre sirios.

Estrangulada por las injustas e ilegales sanciones europeas y estadounidenses, la economía no arranca. Se dice que las sanciones evitan la ayuda humanitaria. Ellas impiden el comercio y la importación de mercancías, bloquean todas las transacciones financieras de todos los ciudadanos sirios y prohíben todos los proyectos de reconstrucción.

Cínicamente, los funcionarios europeos afirman que las sanciones son selectivas y sólo se dirigen a los que están en el poder y a los especuladores de la guerra, y no afectan a los medicamentos, el material médico o los alimentos. Pura hipocresía; si las cuentas bancarias de todos los sirios están congeladas y un ciudadano sirio, cualquier ciudadano sirio, no puede realizar transacciones financieras, como transferencias de dinero, ¿cómo se pueden comprar los productos exentos? si conoce alguna empresa occidental que esté dispuesta a proporcionarnos productos de forma gratuita, nos encantaría que nos lo comunicara. Y como muchos productos entran de contrabando desde Turquía o Líbano, se venden en el mercado negro a precios exorbitantes, empobreciendo a la población y enriqueciendo a los aprovechados de la guerra, que es lo contrario de los motivos de quienes decretaron las sanciones.

Por si fuera poco, los estadounidenses han agravado la situación con la ley «César», que somete a sanciones a cualquier empresa del mundo que haga negocios con Siria.
Estas sanciones constituyen una forma de castigo colectivo contra la población civil. Esto está clasificado como un crimen contra la humanidad por la Convención de Ginebra. Tienen el impacto de causar sufrimiento a la población civil y no tienen ningún efecto en el fin de la guerra o en el avance hacia una solución política del conflicto.

Durante años, hemos trabajado con varios partidos amigos para pedir el levantamiento de las sanciones. Recientemente, junto con nuestros amigos suizos, franceses y británicos, escribimos y firmamos una carta abierta al presidente Biden con motivo de su toma de posesión el 20 de enero, pidiéndole que levante las sanciones contra el pueblo sirio. Se enviaron cartas similares al presidente Macron, la canciller Merkel, al primer ministro Johnson y al presidente de Suiza. Las cartas estaban firmadas por 95 personalidades: tres patriarcas, dos antiguos arzobispos de Canterbury, senadores, miembros de la Cámara de los Lores, diputados, obispos, alcaldes, antiguos embajadores y directores de ONG. Estas cartas se difundieron en los medios de comunicación.

Creemos que podrían ayudar a redefinir la estrategia de los distintos actores en el conflicto sirio y a abandonar la herramienta de las sanciones, que son inhumanas e ilegales.
Para apoyar las cartas, también hemos lanzado una petición online y pedimos a todos nuestros amigos que la firmen para exigir el levantamiento de las sanciones que están infligiendo sufrimiento a la población civil de Siria. Sólo tardará 30 segundos en firmar entrando en la página web: http://chng.it/2mbTFzm2Dp

“Todos Hermanos”
El Papa Francisco acaba de realizar una visita histórica a Irak que, al igual que su vecina Siria, ha pagado un alto precio por una invasión, una ocupación y una partición organizadas, bajo falsos pretextos, por los mismos que imponen sanciones y dan lecciones de derechos humanos a los demás. El Papa Francisco no deja de repetir que somos «Todos Hermanos». Que sea escuchado por quienes tratan a Siria y a los sirios como enemigos.

Últimos artículos

El Papa: ¡No más guerra! Detener toda acción que arrastre a Oriente Medio a un conflicto mayor

Vatican News Al final del Regina Caeli, Francisco expresa su dolor y preocupación por los...

Francisco apremia a evitar una «espiral de violencia» en Oriente Medio tras el ataque de Irán a Israel -- José Lorenzo

Religión Digital El Papa pide detener "toda acción que pueda arrastrar a un conflicto bélico...

Abril republicano -- Deme Orte

Enviado a la página web de Redes Cristianas Viene Abril proclamando primaveras al aire la bandera...

Noticias similares

El Papa: ¡No más guerra! Detener toda acción que arrastre a Oriente Medio a un conflicto mayor

Vatican News Al final del Regina Caeli, Francisco expresa su dolor y preocupación por los...

Francisco apremia a evitar una «espiral de violencia» en Oriente Medio tras el ataque de Irán a Israel -- José Lorenzo

Religión Digital El Papa pide detener "toda acción que pueda arrastrar a un conflicto bélico...

Abril republicano -- Deme Orte

Enviado a la página web de Redes Cristianas Viene Abril proclamando primaveras al aire la bandera...