InicioRevista de prensaiglesia catolicaCarta abierta a Juanjo Tamayo sobre el papa Francisco##Pedro Miguel Lamet

Carta abierta a Juanjo Tamayo sobre el papa Francisco -- Pedro Miguel Lamet

Publicado en

21RS

Querido Juanjo:
Nos conocemos hace muchos años y admiro, aunque no comparta en toda su extensión, tu trabajo como teólogo y en la Asociación Juan XXIII. Hemos coincidido en muchas batallas por la libertad en la Iglesia y por la necesidad de una reforma radical de la misma a las fuentes del cristianismo. Por tanto toma por favor este comentario como un fraternal desahogo nacido de mi amistad y un modo de aclarar ideas tanto para los que te siguen y apoyan como para los que te critican.

Recuerdo los tiempos en que colaborabas intensamente con figuras entrañables y ejemplares como Díez-Alegría, Pepe Caffarena, Casiano Floristán, o Julio Lois, hoy desparecidos de esta dimensión y que tanto hicieron por la Asociación de Teólogos Juan XXIII, y sobre todo por aportar aire fresco a muchos enrarecidos ambientes de la Iglesia Española. Pero has de reconocer que esos hombres, como otros pioneros como Llanos, Casaldáliga y el mismo Pedro Arrupe, que conocí muy de cerca y de algunos he escrito incluso sus biografías, roturaban su crítica desde una posición de pertenencia, amor y espiritualidad que aportaba credibilidad a su radicalidad evangélica , siempre constructiva.

No entro a juzgar tus intenciones, pues parto de la vieja máxima de que “de internis necque Ecclesia” y de, como decía San Ignacio, hay que “salvar la proposición del prójimo”. Pero percibo en ti de un tiempo a este parte una postura extrema que produce la sensación de que te has puesto una coraza tal o revestido de un curioso personaje que no quiere bajarse del potro rebelde por sistema, pase lo que pase, sobre todo si las mejoras, los cambios, las buenas noticias proceden de la jerarquía.

En los últimos años te has ido convirtiendo en el “teólogo oficial de PRISA”, llamado a opinar sobre todo por El País y la “Cadena SER”. No nos engañemos, querido Juanjo, tú y yo sabemos con que intención recaban entrevistas estos medios en lo que a Iglesia se refiere. Yo lo he comprobado varias veces: “para que pienses como ellos”. Recuerdo que no hace mucho la citada cadena me llamó para preguntarme sobre las declaraciones de un prelado español. Lo hicieron antes del directo “para saber cómo opinaba” y en otras ocasiones llegaron a recortarme dentro de una frase grabada en diferido para hacerme decir lo que pensaban. Si eres crítico, te incluyen; si dices un hecho real y noticioso aun probado con documentos que no les gusta, como que “la Pasionaria murió católica”, te silencian.

Pero bueno, estamos en un país libre y si uno quiere identificarse con un medio o grupo mediático concreto, allá él. Mi comentario viene a cuento sobre todo en torno a la figura del papa Francisco. Aborrezco toda papolatría y comparto el reciente artículo de González Faus sobre la moderación ante él. Tú sabes cómo he sufrido en mis tiempos de Vida Nueva y Diario 16 el monolitismo ideológico impuesto en el pontificado de Juan Pablo II y la auténtica dictadura eclesial que impedía la más elemental libertad de información y expresión, por no hablar de “caza de brujas”. Por tanto mi adhesión es siempre a Jesucristo, y a la Iglesia en cuanto mediación e institución en proceso de conversión. Francisco, como papa y como hombre, no escapa por consiguiente a las limitaciones que el sucesor de Pedro ha tenido siempre en el transcurso de la historia. El pescador mismo arrancó esta aventura desde sus fallos, recriminados por el mismo Jesús en el mar de Galilea. Fuera pues idolatrías lo que no está reñido con la adhesión y obediencia-

Por tanto lejos de mí canonizar a Francisco, y menos porque sea jesuita o porque me sienta más cerca del estilo de Iglesia que representa. Pero hemos de admitir que no deja de ser sintomático que hombres como Gustavo Gutierrez, Leonardo Boff, José María Castillo y tantos teólogos críticos abriguen esperanzas por la nueva imagen y algunos pasos de su pontificado. En ese sentido Dios y la historia irán diciendo.

Pero lo que no es de recibo es cerrar las puertas a toda posible conversión de la Iglesia “oficial”, como pareces verter en tus últimas posturas sobre la Teología de la Liberación, durante el último Congreso, cuando dices:

Yo creo, sin embargo, que una teología que hace de la opción por los pobres su imperativo categórico es difícilmente asumible por la institución eclesiástica por varias razones: por el lugar social en el que se ubica –los pobres, los movimientos sociales-, por la radicalidad de sus opciones –interculturalidad, pluralismo y diálogo interreligioso, diversidad sexual, lucha contra la pobreza estructural-, por la revolución metodológica que implica al partir del análisis de la realidad y de la praxis revolucionaria; por la crítica del poder eclesiástico y de sus instituciones.

Esta postura me parece tan intransigente como la que tantas veces hemos criticado de la jerarquía cuando se cierra al diálogo, y tan maximalista como los que han defendido que en moral sexual no hay “parverdad de materia”. Según tu dictado, la única solución para asumir los principales postulados de la TL sería o fundar otra Iglesia o salirse de ella, como cristianos por libre, rechazando de paso todo lo que hay de bueno en tantos obispos, curas, monjas y cristianos anónimos que quizás sin conocer ni por el forro a la TL intentan seguir de cerca a Jesús de Nazaret, dentro de la limitaciones y fragilidad que todos tenemos, tú y yo incluidos.

Gustavo ha sido recibido por Francisco. De alguna manera se le ha rehabilitado en L’Osservatore. Parece que Boff cuanta también con las simpatías del Papa. El proceso de Romero ha sido desbloqueado. Por sus declaraciones en el avión se diría que hay buenas noticias para la comunión de los divorciados y la reforma de la curia está en marcha. Que lo del celibato no será fácil y lo de la ordenación de la mujer quizás imposible, de acuerdo. También que hay en puertas otras canonizaciones para compensar. Todos sabemos que una maquinaria de siglos tiene movimientos paquidérmicos. Pero no cerremos la ventana entreabierta ni apaguemos el pábilo vacilante. Que no se diga de ti que te has acostumbrado tanto a ir a la contra que ya no te encuentras a ti mismo entre los que apoyan a un obispo o un papa, aunque se vaya a vivir a un arrabal. En el proceso de vivir todo es relativo y de paso. ¿Recuerdas que hasta nuestro admirado Juan XXIII quiso con una carta imponer el latín?

Bueno, eso es lo que me pide el corazón y te lo cuento. Gracias por leerme y que esto, escrito desde el aprecio y el respeto, no empañe nuestra vieja amistad.

Últimos artículos

Domingo 21 de Abril, 4º de Pascua– B (Juan 10,11-18) : Va con nosotros -- José A. Pagola

Grupos de Jesús El símbolo de Jesús como pastor bueno produce hoy en algunos cristianos...

Domingo 21 de Abril, 4º de pascua: Juan 10, 11-18

Fe adulta 11 Yo soy el modelo de pastor. El pastor modelo se entrega él...

Domingo 21 de Abril, 4º de Pascua, Jn 10,11-18 : Jesús es modelo de oveja que va delante guiándonos -- Fray Marcos

fe adulta Se acabaron los relatos de apariciones, pero sigue el lenguaje simbólico. Los textos...

Noticias similares

Domingo 21 de Abril, 4º de Pascua– B (Juan 10,11-18) : Va con nosotros -- José A. Pagola

Grupos de Jesús El símbolo de Jesús como pastor bueno produce hoy en algunos cristianos...

Domingo 21 de Abril, 4º de pascua: Juan 10, 11-18

Fe adulta 11 Yo soy el modelo de pastor. El pastor modelo se entrega él...

Domingo 21 de Abril, 4º de Pascua, Jn 10,11-18 : Jesús es modelo de oveja que va delante guiándonos -- Fray Marcos

fe adulta Se acabaron los relatos de apariciones, pero sigue el lenguaje simbólico. Los textos...