InicioRevista de prensaiglesia catolicaArtículos sobre las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII##Héctor A....

Artículos sobre las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII -- Héctor A. Torres Rojas-Bogotá

Publicado en

Enviado a la página web de Redes Cristianas

INFO-DOC-UTOPÍAS No. 18
Bogotá, Domingo 27 de Abril de 2014
Amigas y amigos de las Utopías de Jesús de Nazaret:
Tardes y buenas.
Con motivo de la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, les adjunto algunos artículos de El Tiempo y El Espectador de Bogotá (con apoyo de agencias internacionales de prensa, como AFP, EFE), y El País de España. Además, un enlace de NTC para escuchar un debate en Argentina, con periodistas de La Nación y El Universal…
Pienso que hacen una buena síntesis del contexto.

Son los siguientes:
1. La canonización de dos papas
2. Datos y cifras
3. “Canonizar a Juan Pablo II: ¿un error del Papa?
Debate entre periodistas de La Nación, El Universal, Club de Prensa y un analista argentino de Georgetown”. Buscar en NTN24 26 ABR 2014 – 03:51 CET
4. Juan Pablo II, un santo ensombrecido por su actitud ante los sacerdotes pederastas
5. Juan XXIII y Juan Pablo II, dos figuras tan opuestas como el agua y el aceite
6. Dos reformadores y mundanos: las similitudes entre el Papa Francisco y Juan XXIII
7. El papa Francisco proclamó santos a Juan Pablo II y a Juan XXIII
8. ¿Qué precio tiene el cielo? El negocio tras las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII
9. Más de 1800 nuevos santos y beatos, el mejor legado de Juan Pablo II (Video)

Con un saludo fraterno,

1. La canonización de dos papas

Juan XXIII (1958-1963) // Juan Pablo II (1978-2005)
Domingo 27 de abril de 2014
Héctor Alfonso Torres Rojas, Licenciado en Teología y Sociología

Aclaración. No se trata de un artículo de mi autoría, sino de una selección de textos de varios periódicos: El Tiempo y El Espectador (Colombia). El País (España). El Tiempo se apoyó en los periódicos siguientes: El Mundo (España). La Repubblica y Corriere della Sera (Italia). The Week, The Nation, The Independent.. Y las Agencia Francesa de Prensa (AFP-Francia) y EFE (España).

La fórmula: «En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II».

“Ya son 80 los papas que han sido elevados a santos de un total de 226” (Artículo de “El País”-España).
Según “La Croix”, (La Cruz, periódico católico de Paris), Francisco-Papa utilizó durante la ceremonia el báculo de Pablo VI, para hacer presente al segundo papa del Concilio Vaticano II.
“Juan Pablo II fue un hombre de Dios, pero no es necesario hacerlo santo”. La frase tan rotunda corresponde a Carlo Maria Martini, el llamado cardenal del diálogo, el Papa que no pudo ser y tal vez el santo que nunca será”…
“Martini reprochaba a Juan Pablo II un cierto egocentrismo que relegó el verdadero mensaje de Cristo a un segundo plano y, sobre todo, una identificación excesiva con las corrientes más conservadoras de la Iglesia. En especial, con los Legionarios de Cristo, a cuyo fundador, Marcial Maciel, protegió a pesar de las graves acusaciones de pederastia” (Pablo Ordaz, Artículo en El País-España, 26 de abril).

2. Datos y cifras tomadas de los diferentes artículos que siguen

“… unos 150 cardenales, 1.000 obispos y unos 6.000 sacerdotes”, presentes en Roma”…
“Con el papa Francisco concelebraron la misa 150 cardenales llegados de todo el mundo y 700 obispos. Además, 870 sacerdotes se encargaron de dar la comunión”.
“Cuatro Papas reunidos, 19 jefes de Estado, 24 primeros ministros, dos mil millones de personas sintonizadas en todo el mundo, cerca de un millón de turistas, 2500 agentes de policía, drones sobrevolando Roma”…
“Según El Mundo, “en las últimas horas han llegado a Roma 4.300 autobuses procedentes de toda Europa, 58 aviones chárter, cinco trenes y una nave”…
“Mientras Casa.it reportó para El Mundo que los precios de alquileres “se han disparado entre un 137 y un 173 %” y que un pequeño apartamento de dos estancias en el centro histórico de Roma podría costar 3.500 dólares por dos días, Roscioli comenta en el diario italiano que es posible encontrar habitaciones entre 150 y 300 dólares la noche”.

“Ironía de la historia, en el año 2000 Juan Pablo II beatificó (paso previo a la canonización) a Juan XXIII junto con Pío IX (1), que tuvieron trayectorias inversas”.
Apunte de Héctor Torres: Francisco-Papa canonizó a Juan XXIII y a Juan Pablo II, dos polos radicalmente opuestos. Aún más, Juan Pablo II (2) “echó abajo” el Concilio Vaticano II, la gran obra de Juan XXIII.

1. Pío IX fue Papa contra-anti modernista, quien impuso el Syllabus o catálogo de errores modernos, que ningún católic@ podía aceptar, bajo pena de excomunión.
2. Juan Pablo II y Ratzinger-Prefecto-Tarcisio Bertone (inquisidores) condenaron a cerca de 300 teólogos y teólogas progresistas y de la Teología de la Liberación. Otro tipo de anti-modernismo. Teólogos y teólogas d Europa, América Latina, Estados Unidos, África y Asia.
Del gran despliegue mediático da idea la acreditación de 2.259 periodistas, procedentes de 64 países. Se dieron permisos a 1.230 cámaras de televisión de todo el mundo, a 219 fotógrafos, 174 reporteros radiofónicos y 636 periodistas de prensa escrita, a lo que se suman los cerca de 400 periodistas acreditados permanentemente en la Santa Sede.  
El Tiempo, 24 de Abril de 2014
The Week, The Nation, The Independent, El País, Madrid

3. “Canonizar a Juan Pablo II: ¿un error del Papa?

Debate entre periodistas de La Nación, El Universal, Club de Prensa y un analista argentino de Georgetown”. Buscar en NTN24 26 ABR 2014.

4. Juan Pablo II, un santo ensombrecido por su actitud ante los sacerdotes pederastas

Por eso, hay algunos que no ven muchos argumentos para celebrar este domingo su canonización.

AFP
El medio liberal estadounidense The Nation llamó en 2011 el escándalo de la pederastia en la iglesia “la vergüenza de Juan Pablo II” y dijo que este “no tomó acción decisiva en respuesta a la clara evidencia de un bajo mundo criminal en el sacerdocio”.
Para The Independent, el mundo aún pide claridad y responsabilidades en este escándalo que “se fomentó durante su administración” y “sigue siendo una mancha en su legado”.
Pero la reacción más fuerte quizás haya sido la de Michael Brendan Dougherty. Aunque el balance del papado de Juan Pablo II que hace en The Week no señala solo elementos negativos, concluye qu gobierno de la iglesia fue al extremo laxo, hasta el punto de la negligencia”.

Para él, las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII no significan la celebración de una gran era de la iglesia sino “otro signo de su autodemolición, en la cual los pastores que vigilaron la iglesia en su agonía son canonizados”.
La negligencia del papa, dice, facilitó que la pederastia en la Iglesia católica aumentara y pasara impune:
“El registro de Juan Pablo II es nefasto, punto, incluso si puede haber algún espacio para dudar de su culpabilidad persona. Algunas veces me he preguntado si su carisma personal lo cegó al espíritu obviamente anticatólico inscrito en el corazón de la Legión de Cristo, dirigida por el notado abusador, embustero, mujeriego y adicto a las drogas Marcial Maciel”.
El del mexicano Maciel es el escándalo que afecta más directamente al futuro santo de la Iglesia católica, a quien también le critican haber tratado con mano dura a los obispos y teólogos comprometidos con los sectores más pobres de la sociedad.
Muchos de ellos fueron obligados a dejar la docencia o fueron remplazados por ultraconservadores, poco sensibles a las injusticias sociales y muy rígidos en asuntos morales.

Maciel por su parte gozó de la protección de Juan Pablo II, pese a las acusaciones de haber abusado de sus colaboradores y haber mantenido una doble vida con dos mujeres y varios hijos.
Para sus detractores, Juan Pablo II no tomó suficientes medidas, claras y firmes, cuando en el 2000 estalló el escándalo de la pedofilia en Estados Unidos.
Maciel fue condenado por abusar sexualmente de varios jóvenes y hasta de sus propios hijos, pero fue recibido -gracias a sus buenas relaciones con importantes jerarcas del Vaticano- en 2004 por el pontífice, cuatro años antes de su muerte. El papa tampoco sancionó al cardenal austríaco Hans-Hermann Gröer.

Según el artículo de The Week, una razón para esto es que el papa hubiera interpretado los escándalos desde su propia experiencia en Polonia, “donde las autoridades comunistas acusaban rutinariamente a los sacerdotes con el fin de socavar a la iglesia».
«Pero por más de dos décadas él fue la autoridad suprema en la iglesia y no hizo casi nada para acabar con la crisis”, señala.
Esta semana organizaciones de víctimas de abuso sexual en México pidieron al papa Francisco que detenga el proceso de canonización mientras se investigan los casos, según informó El País de España, una petición que seguramente no será tomada en cuenta.
Joaquín Aguilar, director de la Red de Sobrevivientes de Abusos del Clero, advirtió:
“Juan Pablo II se enteró de los casos y nunca quiso hacer nada, prefirió no mover un dedo. Deberían de parar el proceso de canonización mientras la ONU no se pronuncie. Si lo hacen santo y algún día sale su nombre relacionado con algún caso de abuso le va a hacer mucho daño a la Iglesia”.

Sin embargo, sus defensores, como Joaquín Navarro Valls —quien fuera su portavoz—dicen que el papa “no conocía los resultados de la investigación sobre los casos de abusos sexuales” porque falleció antes de que concluyeran.
En una conferencia de prensa en el Vaticano, como parte de las actividades organizadas para la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII el domingo, Navarro Valls respondió así a una pregunta sobre los abusos sexuales, en particular del mexicano Marcial Maciel.
Según Navarro Valls, médico psiquiatra, periodista y miembro de la organización conservadora Opus Dei, al principio el problema de la pederastia «no lo entendió él ni nadie (…)».

«A la pureza de su pensamiento le resultaba imposible comprender esa situación», dijo.
Y agregó que el papa llamó a los obispos estadounidenses a abordar el asunto porque de allí vinieron las primeras denuncias.
«El proceso canónico contra el padre Maciel -recordó- empezó con Juan Pablo II y terminó un año después de la toma de posesión de Benedicto XVI».
Con el papa Francisco concelebraron la misa 150 cardenales llegados de todo el mundo y 700 obispos. Además, 870 sacerdotes se encargaron de dar la comunión.
Con información de AFP

5. Juan XXIII y Juan Pablo II, dos figuras tan opuestas como el agua y el aceite

Por eso, la canonización simultánea de ambos es una ‘jugadota’ del actual papa Francisco en la que logra reunir a vertientes contrarias.

AFP
Elevar a la gloria de los altares en una única ceremonia el 27 de abril en la plaza de San Pedro al carismático y conservador Juan Pablo II (1978-2005), primer papa no italiano en más de cuatro siglos, y a Juan XXIII (1958-63), que abrió la Iglesia a la pluralidad del mundo moderno, generó tanto elogios como críticas.
La decisión de canonizar a Juan XXIII (Angelo Giusepe Roncalli) sin comprobación de milagros no ha sido tomada con frecuencia, pero corresponde a una prerrogativa del jefe de la Iglesia Católica, que ha querido así valorizar el ejemplo del llamado «papa bueno», autor de la encíclica «Pacem in terris», y equilibra de algún modo la veneración que suscita el polaco Karol Wojtyla.
«Francisco quiso santificar a alguien que considera realmente un santo», aunque no se le atribuya ningún milagro específico, sostiene el vaticanista del diario La Stampa Marco Tosatti, al referirse al papa italiano.

Juan XXIII paso a la historia como el pontífice que convocó el gran Concilio Vaticano II (1962-1965), que abrió a la Iglesia al mundo para modernizarla. Fue una persona simple y de buen humor, una actitud parecida a la que mantiene actualmente su sucesor Francisco, primer papa latinoamericano y primer jesuita al frente del Vaticano.
La canonización conjunta muestra, por un lado, la intención de Francisco de mantener el equilibrio entre dos figuras tan contrapuestas como «el agua y el aceite», afirmó el experto en asuntos religiosos español Juan Bedoya.

Uno reformista y el otro intransigente
«Uno era reformista, abierto y bonachón; el otro amaba el espectáculo (Karol Wojtyla fue de joven actor en Polonia) y era intransigente y enemigo del pensamiento teológico libre», sostiene Bedoya.
La idea de una «Iglesia de los pobres», que fue la propuesta estrella de Juan XXIII a través del Concilio Vaticano II, «fue un camino que no siguieron Juan Pablo II y Benedicto XVI», sostiene en un artículo el renombrado teólogo progresista español Juan José Tamayo.
Francisco, en su año de pontificado, volvió por su lado a tender algunos puentes con la Teología de la Liberación, que se había visto marginada en los tiempos de Juan Pablo II y de Benedicto XVI.

La doble canonización invita a apreciar y a venerar a dos modelos de religiosos, tanto por su modo de actuar como de pensar, pese a la rivalidad histórica entre sectores conservadores y progresistas en el seno de la Iglesia.
Ironía de la historia, en el año 2000 Juan Pablo II beatificó (paso previo a la canonización) a Juan XXIII junto con Pío IX, que tuvieron trayectorias inversas.
Mientras el llamado «papa bueno» pasó de ser un eclesiástico conservador a convertirse en el pontífice de la apertura, Pío IX (1846-1878), con una imagen inicial de liberal, se convirtió en el papa que rechazó el modernismo.

Molestia en la Iglesia polaca
Esa decisión le valió a Francisco críticas indirectas de una parte de la Iglesia polaca, bastión del catolicismo en Europa, que ve con inquietud el interés del papa argentino por los problemas de los laicos y su abordaje de cuestiones sociales.
El presidente de la conferencia episcopal polaca, Stanislaw Gadecki, reconoció recientemente que «poner en práctica el estilo del papa Francisco puede resultar difícil para nuestra Iglesia», criticando el estilo directo y poco protocolar del pontífice que en 2013 sucedió al alemán Benedicto XVI (Joseph Ratzinger), quien renunció al cargo.
Miles de polacos viajarán a Italia con todo tipo de medios de transporte para asistir a la ceremonia solemne, aunque consideran en parte opacada por la canonización simultánea del «papa bueno».

La muerte de Juan Pablo II en abril de 2005 desencadenó el grito espontáneo de la muchedumbre reunida en la plaza de San Pedro para que fuera declarado «Santo Subito» (Santo ya).
Para el fallecido cardenal Carlo Maria Martini, identificado como la cabeza pensante de los sectores progresistas de la iglesia, «no era necesario» canonizar a Juan Pablo II, según afirma en un libro el fundador de la Comunidad de San Egidio, Andrea Riccardi.
Juan Pablo II «ya era un hombre de Dios, no era necesario hacerlo santo», aseguró Martini, quien había cuestionado la decisión de Juan Pablo II de no renunciar pese a su grave enfermedad, que el mundo entero siguió dramáticamente en directo.
La canonización del primer papa polaco de la historia se celebra en un plazo récord, aunque ha seguido todos los pasos exigidos por la Iglesia, entre ellos la demostración, según la Iglesia, de dos milagros, uno de ellos realizado el día de su beatificación, el 1º de mayo del 2011, con la cura inexplicable de la enfermedad de Parkinson a una mujer de Costa Rica.
AFP

6. Reformadores y mundanos: las similitudes entre el papa Francisco y Juan XXIII

«Era valiente. Un buen cura de provincia, con un gran sentido del humor y una gran santidad», declaró Francisco a periodistas el año pasado.

La noche del 11 de octubre de 1962 el entonces papa Juan XXIII hizo algo tan natural que asombra el que haya resultado tan revolucionario en su momento: se asomó por una ventana del Palacio Apostólico del Vaticano y le habló a miles de fieles, pero no en el lenguaje arcano y leyendo textos preparados, como los pontífices del pasado, sino en el idioma de un padre y pastor que atiende a su rebaño.
«En casa están vuestros hijos. Acarícienlos y díganles ‘estas son las caricias del papa»’, expresó Juan ante los vítores de una multitud de personas que portaban velas en la Plaza de San Pedro.

AFP
El papado de 26 años de Juan Pablo II y su ascenso en tiempo récord a la santidad acapararán buena parte de la atención en las canonizaciones de dos pontífices el domingo, pero muchos católicos de cierta edad celebrarán el breve e histórico reinado del «buen papa», Juan XXIII.
Las palabras de Juan, pronunciadas en la apertura del Concilio Vaticano II, definieron su papado. El discurso reflejó la forma en que Juan se conquistó los corazones de los católicos con su estilo sencillo y paternal, al tiempo que apeló a su astucia para lanzar el Concilio Vaticano II que modernizó la iglesia. Es una combinación que encarna también el actual papa, Francisco.
Francisco también dijo que Juan XXIII «fue uno de los grandes».
Nacido en 1881, hijo de trabajadores del campo en el norte de Italia, Angelo Giuseppe Roncalli fue elegido papa el 28 de octubre de 1958 y tomó el nombre de su padre, corrigiendo en el proceso ese accidente histórico que fue el antipapa Juan XXIII del siglo XV. Durante el Gran Cisma de principios del 1400, tres personas se declararon papa al mismo tiempo, aunque Juan posteriormente renunció al título.

Elegido a los 76 años, se esperaba que Juan XXIII fuese una figura de transición, un papa del que se esperaba poco tras el reinado de 19 años de Pío XII, cuyo pontificado coincidió con la Segunda Guerra Mundial.
Juan tenía otros planes. A menos de tres meses de ser elegido, anunció la convocatoria del Concilio Vaticano II, el primer concilio ecuménico del siglo, que terminó autorizando el uso de los idiomas vernáculos en lugar del latín en las misas. Postuló además una mayor participación de los fieles laicos en la vida de la iglesia y revolucionó las relaciones entre los católicos y los judíos. Asimismo, hizo salir a la luz las divisiones entre los católicos conservadores y tradicionalistas y el ala más progresiva de la iglesia, la cual se mantiene hasta hoy.

Ninguno de los fieles congregados en la Plaza de San Pedro la noche en que abrió el concilio sabía lo que se venía, pero tenían esperanzas. Las palabras de Juan parecían anticipar algo importante. Eran espontáneas, en contraste con los pronunciamientos generalmente rígidos y preparados de sus predecesores. Parecían las palabras de un abuelito, no las declaraciones ceremoniosas de un pontífice. Y, por sobre todo, fueron transmitidas a los hogares de todo el mundo por un medio relativamente nuevo, la televisión.
«Hasta entonces, la televisión había reflejado mayormente el esplendor del poder, tanto eclesiástico como político», afirmó Alberto Melloni, biógrafo de Juan XXIII que dirige una fundación de Bolonia en la que se encuentran los papeles del pontífice. «Sus palabras improvisadas de esa noche acabaron con esta forma de usar videos para reflejar el poder».

Esos pronunciamientos son recordados hoy como el «Discurso de la Luna». Al comienzo, Juan se maravilló ante la cantidad de gente que había y dijo que era como si la Luna hubiese salido antes solo para ver el espectáculo.
Si bien no vivió para ver los cambios que impulsó —falleció de un cáncer estomacal el 3 de junio de 1963-, Juan es recordado como el papa que se animó a iniciar un proceso que definió la Iglesia Católica del siglo XX, renovando su doctrina y adaptándola a los tiempos modernos.

El reverendo Robert Wister, profesor de historia de la Seaton Hall University de Estados Unidos especializado en la iglesia, dijo que el «aspecto robusto» de Juan —citado con frecuencia en una imagen caricaturesca de Juan como un tonto— ocultaba a un diplomático firme que antes de ser papa realizó algunas tareas de gran dificultad para la Iglesia.
Roncalli fue el enviado del Vaticano a Turquía durante la Segunda Guerra Mundial, y se le atribuye haber salvado a miles de judíos que huían de Europa al falsificar sus certificados de nacimiento. Posteriormente, fue nombrado embajador en Francia justo después de su liberación.

«Uno no envía al tonto del pueblo a hacerle frente a Charles de Gaulle», dijo Wister. «Uno envía un diplomático agudo».
Al mismo tiempo, Juan era en gran medida un sacerdote parroquial básico: en su primera Navidad como papa, Juan dejó el Vaticano para visitar a los niños en el principal hospital infantil de Roma. Al día siguiente, visitó reclusos en la principal prisión de la ciudad, y dedicó los domingos a visitar las parroquias en las periferias de la capital.
En total, «escapó» del Vaticano 152 veces durante su papado de cuatro años y medio, en comparación con una sola salida espontánea de Pío XII para visitar un barrio devastado por un bombardeo durante la guerra.

Aparte del Concilio Vaticano II, Juan es quizás mejor conocido por su última encíclica «Paz en la Tierra», emitida a raíz de la crisis de los misiles en Cuba, que se había detonado apenas tres días después de que comenzara el Concilio. El documento elaboró un nuevo tipo de enseñanza de la iglesia como promotora de la paz mundial.
Fue la primera encíclica que se dirigía no solo al clero, sino a «todos los hombres de buena voluntad», toda una señal de la apertura de Juan hacia el mundo afuera de los muros del Vaticano.
«Era un hombre capaz de transmitir la paz», dijo Francisco a una delegación de la ciudad natal de Juan, Bérgamo, en el 50mo aniversario de su muerte el pasado mes de junio. «Transmitía paz porque tenía un alma profundamente pacífica».
AP

7. Papa Francisco proclamó santos a Juan Pablo II y Juan XXIII

Se trató de un acto histórico, la primera vez que dos pontífices vivos -uno en el cargo y otro jubilado- están en una ceremonia del esto tipo.
Por: EFE
San Juan XXIII y san Juan Pablo II han sido canonizados este domingo por el papa Francisco en una multitudinaria ceremonia en la Plaza de San Pedro, bajo el cielo encapotado de Roma.

El papa Francisco hizo la proclamación en latín, al comienzo del acto en el que la Iglesia católica elevó a los altares a los dos papas, en una ceremonia concelebrada con el papa emérito Benedicto XVI, quien reapareció vestido completamente de blanco y con su mitra.
El papa teólogo, que fue recibido por un caluroso aplauso y saludado por las autoridades, se sentó entre los cardenales, a la izquierda del altar mayor en el que el papa Francisco ofició el rito de ascensión a los altares.
Antes de situarse en el altar, Francisco se acercó a Benedicto XVI, al que dio un abrazo. Este ha sido un acontecimiento histórico dado que en la misma plaza, dos pontífices vivos -uno en el cargo y otro jubilado- han participado en la santificación de otros dos papas tan cercanos en el tiempo.

La proclamación de la santidad de los dos papas fue recibida con un gran aplauso en la Plaza de San Pedro, así como en otros lugares de Roma, donde decenas de miles de peregrinos se concentraron ante pantallas gigantes para seguir la ceremonia.
El prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, presentó a Francisco «las tres peticiones» de canonización para ambos papas, primero con «gran fuerza», después con «mayor fuerza» y, por último, con «grandísima fuerza».
A lo que el papa pronunció la fórmula: «En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II».

Y finalmente, instó a que los dos papas sean inscritos en los libros de los santos.
Durante la homilía de la misa pronunciada en italiano, el papa Francisco dijo que los dos nuevos santos «restauraron y actualizaron la Iglesia según su fisionomía originaria» y que «fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia (termino griego que significa libertad) del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia».
De ellos, Francisco recordó que «conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron» y exclamó «en ellos, Dios fue más fuerte».
El pontífice argentino terminó su homilía pidiendo que «estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios intercedan por la Iglesia, para que, durante estos dos años de camino sinodal, sea dócil al Espíritu Santo en el servicio pastoral a la familia».
«Qué ambos nos enseñen a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama», concluyó.

Durante la ceremonia hubo dos lecturas del Evangelio, en polaco e italiano y un salmo leído en italiano, las peticiones universales se realizaron en español, árabe, inglés, chino y francés.
Los cantos fueron interpretados por el Coro de la Capilla Sixtina con el organista español Juan Paradell.
Con el papa Francisco concelebraron la misa 150 cardenales llegados de todo el mundo y 700 obispos. Además, 870 sacerdotes se encargaron de dar la comunión.

A la derecha del altar se situaron los invitados extranjeros, representados en 93 delegaciones de todo el mundo, de ellas diecisiete procedentes de estados latinoamericanos, como el presidente de la república de Ecuador, Rafael Correa, de cuyo país fueron las miles de rosas de colores variados que se emplearon para decorar los aledaños del altar.
También asistieron representantes de Argentina, Chile, Panamá, Venezuela, Cuba, Colombia, El Salvador, Honduras, Guatemala, Paraguay, Puerto Rico, México, Nicaragua y Uruguay.
Entre las numerosas autoridades estaban los reyes de España, Juan Carlos I y Sofía, quien vestía de blanco, con peineta y mantilla, un derecho reservado a las reinas católicas, las únicas que pueden portar este color delante del pontífice.
La canonización fue seguida también por miembros de organizaciones internacionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA) o la Unión Europea, representada por autoridades de sus tres instituciones políticas.

Del gran despliegue mediático da idea la acreditación de 2.259 periodistas, procedentes de 64 países. Se dieron permisos a 1.230 cámaras de televisión de todo el mundo, a 219 fotógrafos, 174 reporteros radiofónicos y 636 periodistas de prensa escrita, a lo que se suman los cerca de 400 periodistas acreditados permanentemente en la Santa Sede.  

8. ¿Qué precio tiene el cielo? El negocio tras la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII

El Tiempo, 27 de Abril de 2014

El Mundo, La Repubblica, Corriere della Sera, El Día.

El evento, que congrega este domingo a cerca de 250 mil personas en la Plaza de San Pedro, le costaría a la ciudad 10 millones de dólares.

lapatilla.com
Cuatro Papas reunidos, 19 jefes de Estado, 24 primeros ministros, dos mil millones de personas sintonizadas en todo el mundo, cerca de un millón de turistas, 2500 agentes de policía, drones sobrevolando Roma. Estas son algunas de las cifras, reveladas por El Mundo, del evento que tiene a la capital italiana entre el cielo de la reactivación económica, el infierno de la bancarrota y el purgatorio de lo que le costará esta fecha a las arcas públicas de la ciudad.

«La administración municipal está trabajando con el consejo de ministros para que una parte de estos recursos corra a cargo del Estado Italiano», explicó a El Mundo Maurizio Pucci, responsable del departamento de promoción, planificación y coordinación de eventos especiales del ayuntamiento romano.
Cuatro Papas reunidos, 19 jefes de Estado, 24 primeros ministros, dos mil millones de personas sintonizadas en todo el mundo, cerca de un millón de turistas, 2500 agentes de policía, drones sobrevolando Roma. «Aún no hemos conseguido cubrir la cifra completa, pero confiamos en poder hacerlo con los donativos», afirmó en este diario monseñor Liberio Andreatta, vicepresidente de la Obra Romana de Peregrinación.

El cuantioso gasto en este evento de gran magnitud contrasta con la crisis económica que ha venido azotando a Italia en los últimos años y que a diciembre del año pasado había dejado cinco millones de personas en la pobreza, el doble de lo reportado en los últimos cinco años, según cifras del Informe «Cohesión Social» citado por El Día. Sin embargo, con el cubrimiento logístico de la canonización queda claro que el país sabe aparentar…
Según El Mundo, “en las últimas horas han llegado a Roma 4.300 autobuses procedentes de toda Europa, 58 aviones chárter, cinco trenes y una nave (esta última, procedente de Barcelona) cargados de peregrinos”. La capital italiana está llena de turistas y el comercio no ha parado de moverse.

De acuerdo con este medio, no queda libre en Roma una sola habitación de hotel, pensión o apartamento para estancias breves, pese a que apenas hace dos días el presidente de Federalberghi Roma, Giuseppe Roscioli, había anunciado en La Repubblica que todavía quedaban algunas estancias de gama media alta a precios razonables. Mientras Casa.it reportó para El Mundo que los precios de alquileres “se han disparado entre un 137 y un 173 %” y que un pequeño apartamento de dos estancias en el centro histórico de Roma podría costar 3.500 dólares por dos días, Roscioli comenta en el diario italiano que es posible encontrar habitaciones entre 150 y 300 dólares la noche.

9. Más de 1800 nuevos santos y beatos, el mejor legado de Juan Pablo II (Video)

Por Rome Reports
ROMA, 24 de abril de 2014 (Zenit.org) –  Una de las cifras más llamativas del pontificado de Juan Pablo II es el número de personas a las que canonizó y beatificó: más de 1800.No es casualidad que los más importantes vivieran en el siglo XX: con ellos Juan Pablo II quiso mostrar que ser santo no es imposible hoy en día.
Para ver el vídeo hacer click aquí

——————————————-

Últimos artículos

‘La Iglesia debe ser profética’

Reflexión y Liberación Según +Pedro Arrupe, la Iglesia no podía dar la espalda a las...

“Una noche por todas sus noches” en protesta por las personas sin hogar en Granada

el salto diario Granada El cierre de un centro de acogida nocturno en el centro...

Ecuador, el nuevo Israel de Sudamérica -- Renán Vega Cantor

Rebelión Durante décadas se ha dicho, con mucha razón, que Colombia es el Israel de...

Noticias similares

‘La Iglesia debe ser profética’

Reflexión y Liberación Según +Pedro Arrupe, la Iglesia no podía dar la espalda a las...

“Una noche por todas sus noches” en protesta por las personas sin hogar en Granada

el salto diario Granada El cierre de un centro de acogida nocturno en el centro...

Ecuador, el nuevo Israel de Sudamérica -- Renán Vega Cantor

Rebelión Durante décadas se ha dicho, con mucha razón, que Colombia es el Israel de...