InicioRevista de prensaespiritualidadDOMINGO 22 DE JULIO. 16º DEL TIEMPO ORDINARIO: EL DERECHO A SENTARSE....

DOMINGO 22 DE JULIO. 16º DEL TIEMPO ORDINARIO: EL DERECHO A SENTARSE. José Antonio Pagola

Publicado en

Tabira

16 del Tiempo Ordinario1.gifUna vez más, Jesús se acerca a Betania, una aldea muy cercana a Jerusalén, a hospedarse en casa de unos hermanos a los que quiere mucho.
Al parecer, lo hacía siempre que subía a la capital. En casa están sólo las mujeres. Las dos adoptan posturas diferentes. Marta se queja y Jesús pronuncia unas palabras que Lucas no quiere que se olviden en las comunidades cristianas.
Marta es la que «recibe» a Jesús y le ofrece su hospitalidad. A continuación se desvive en las múltiples tareas de ama de casa. Nada tiene de extraño. Es lo que le corresponde a la mujer en aquella sociedad. Ése es su sitio y su cometido: cocer el pan, cocinar, servir al varón, limpiarle los pies, estar al servicio de todos.

Mientras tanto, su hermana María permanece «sentada a los pies» de Jesús en actitud propia de una discípula que escucha atenta su palabra, concentrada en lo esencial.

La escena es extraña pues la mujer no estaba autorizada a escuchar como discípula a los maestros de la ley.
Cuando Marta, desbordada por el trabajo, critica la indiferencia de Jesús y reclama ayuda, Jesús responde de manera sorprendente. Ningún varón judío hubiera hablado así.

Jesús no critica a Marta su acogida y su servicio. Al contrario le habla con simpatía repitiendo cariñosamente su nombre. No duda del valor y la importancia de lo que está haciendo. Pero no quiere ver a las mujeres absorbidas por las faenas de la casa: «Marta, Marta: andas inquieta y nerviosa con tantas cosas. Sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no le será quitada».

La mujer no ha de quedar reducida a las tareas del hogar. Tiene derecho a «sentarse» como los varones a escuchar la Palabra de Dios. Lo que está haciendo María responde a la voluntad de Dios. Jesús no quiere ver a las mujeres sólo trabajando. Las quiere ver «sentadas». Por eso las acoge en su grupo como discípulas en el mismo plano y con los mismos derechos que los varones.

Es mucho lo que nos falta en la Iglesia y en la sociedad para mirar y tratar a las mujeres como lo hacía Jesús. Considerarlas como trabajadoras al servicio del varón no responde a las exigencias de ese reino de Dios, que Jesús lo entendía como un espacio sin dominación masculina.

Red evangelizadora Buenas Noticias
Extiende el espíritu de Jesús. Pásalo

Lucas 10, 38 – 42

Últimos artículos

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...

Noticias similares

«¿Es muy estricta la moral sexual católica? La Iglesia en su moral sexual ha sido muy impositora y castigadora, pero muy poco motivadora» --...

Miradas cristianas "La sexualidad tiene algo de divino y algo de diabólico. Entre el amor...

Vaticano: Que se aplace el proyecto de una Comisión sinodal -- Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Vatican News La Conferencia episcopal de Alemania debería haber aprobado los estatutos para organizar un...

Batzing lamenta que el Vaticano «retrase» las conversaciones con los obispos alemanes sobre el Camino Sinodal

Religión Digital "La sinodalidad no quiere debilitar el episcopado, sino fortalecerlo" El Episcopado alemán abre...