InicioRevista de prensaiglesia catolicaAntonio, el cura que nos devolvió la confianza en la Iglesia. “Bienvenido...

Antonio, el cura que nos devolvió la confianza en la Iglesia. “Bienvenido Antonio, tus parroquias estamos contigo” -- Marta F. G.-Montse G. P-Ana I. R. R.

Publicado en

Religión Digital

«Nos enseñó con su práctica lecciones de vida»
«Nos enseño cómo devolver la ilusión a un niño, como mantener la esperanza a un enfermo, cómo escuchar a un anciano….y consiguió inculcarnos su lema principal: «AMARSE UNOS A OTROS COMO ÉL (DIOS) NOS AMÓ» Un frío domingo del mes de Octubre de hace casi dos años, llegaba a cuatro parroquias de Piñor (Carballeda, Torcela, Corna y Coiras), un joven de 33 años, sonriente y nervioso, era Antonio, el nuevo párroco. Dentro de las iglesias nos encontrábamos 15 o 20 personas aproximadamente. Transcurría la misa como era habitual y llegada la homilía, Antonio se acercó a nosotros, sus feligreses, con el Evangelio en mano, a explicar la lectura del día.

Sus palabras eran claras, su explicación en gallego coloquial permitía a todos los allí presentes entender el significado de las escrituras. Además nos hacía participar en el sermón como si de una charla-coloquio se tratara. Esto despertó todo nuestro interés, las cabezas se giraban siguiendo los pasos de Antonio por el pasillo de la Iglesia.

Aquello nos llamó mucho la atención, al terminar la ceremonia el tema de conversación en el adrio de la iglesia era unánime: «que misa tan especial y que buena lección aprendimos». Durante la semana los vecinos comentaban unos con otros la forma de oficiar misa que tenía el nuevo sacerdote. La curiosidad de los feligreses despertó.

El siguiente domingo el número de participantes en la misa de cada parroquia se duplicó. Y así sucesivamente fueron aumentando las personas en las iglesias hasta el punto de que hoy hay niños, jóvenes, adultos y ancianos. Incluso asisten a estas parroquias personas de ayuntamientos limítrofes.

Antonio consiguió que recuperásemos la confianza en la Iglesia que habíamos perdido. Durante todo este tiempo conocimos a una persona maravillosa, humilde, agradable, simpática, honrada, bondadosa, cariñosa, alegre, vivaz, optimista, empática…

Él nos enseñó con sus homilías y sus prácticas muchas lecciones de vida: pensar en los demás antes que en uno mismo, no criticar, ayudarse unos a otros, el valor de la unión de la gente, la importancia de la amistad, cómo devolver la ilusión a un niño, como mantener la esperanza a un enfermo, cómo escuchar a un anciano….y consiguió inculcarnos su lema principal: «AMARSE UNOS A OTROS COMO ÉL (DIOS) NOS AMÓ».

El 13 de junio de este año, Antonio organizó una reunión con los feligreses en Carballeda, para celebrar con nosotros su santo. Ya sentados a la mesa, llega un coche, del que se baja un señor para hablar con Antonio. Antonio regresa y sigue la celebración. Él, como siempre pensando en los demás, para no arruinarnos el festejo, no hizo pública la suspensión que le acababan de notificar.

Al día siguiente, nos enteramos por los medios que el Obispado decide apartar del ejercicio pastoral a Antonio por tomar posesión del cargo de concejal en A Gudiña, cargo al que renunció dos días después, debido a su vocación de sacerdote, tal como pedía el Obispo. Sus feligreses estábamos consternados por la noticia de la cual éramos totalmente desconocedores: «¿nuestro cura en política? ¿y por eso lo suspenden? ¡¡¡Pero si hay otros sacerdotes ejerciendo labores políticas!!!» comentaba el pueblo.

«ESTO NO PUEDE SER, ES UNA INJUSTICIA, HAY QUE HACER ALGO» nos decíamos unos a otros. Entonces nos reunimos para analizar la situación y surgió la idea de crear una plataforma apolítica integrada por feligreses de las cuatro parroquias. Así nace en Facebook «APOIO A DON ANTONIO, CURA SUSPENDIDO POR IR NAS LISTAS DO PSOE».

Éste fue el primer movimiento, recurrir a las redes sociales, para lograr una mayor repercusión de la noticia. El segundo fue redactar un escrito reivindicativo y recoger firmas para cambiar la situación personal de Antonio en Piñor: el Obispado le ofreció la Casa Rectoral de Carballeda, que está en ruínas. Por este motivo Antonio se está quedando en una pensión cercana que paga él; porque el obispado no le abona ni el desplazamiento ni el alojamiento como hace con el resto de sacerdotes.

El tercer paso fue convocar a los vecinos y medios de comunicación para que esta injusticia se difundiera por toda España.

Al final un nublado domingo de Julio, todos los feligreses y amigos de Antonio estábamos esperando ansiosos en Carballeda su llegada, para abrazarlo y mostrarle nuestro afecto y apoyo. La iglesia lucía en su campanario el mensaje que todos deseábamos darle: «BIENVENIDO ANTONIO, TÚS PARROQUIAS ESTAMOS CONTIGO»

MARTA F.G.
MONTSE G.P.
ANA I.R.R.

Últimos artículos

Sebastián Cózar: «Puedo asegurar que es posible ser sacerdote estando casado»

Religión Digital El presidente de los curas casados latinoamericanos publica 'Poemas de un sacerdote casado'...

Crónica del III Encuentro de Cristianos y Cristianas de Base de la provincia de Cádiz

20 personas venidas de distintos puntos de la Provincia: Cádiz, S. Fernando, Chiclana, Puerto...

Francisco: No ceder a la lógica de la reivindicación de la guerra en Oriente Medio

Vatican News El Papa, en los saludos tras el Regina Caeli, lanza de nuevo su...

Noticias similares

Sebastián Cózar: «Puedo asegurar que es posible ser sacerdote estando casado»

Religión Digital El presidente de los curas casados latinoamericanos publica 'Poemas de un sacerdote casado'...

Crónica del III Encuentro de Cristianos y Cristianas de Base de la provincia de Cádiz

20 personas venidas de distintos puntos de la Provincia: Cádiz, S. Fernando, Chiclana, Puerto...

Francisco: No ceder a la lógica de la reivindicación de la guerra en Oriente Medio

Vatican News El Papa, en los saludos tras el Regina Caeli, lanza de nuevo su...