InicioRevista de prensaiglesia catolicaAnálisis de las elecciones episcopales: "Arimética del poder vs gramática teológica"##José Manuel...

Análisis de las elecciones episcopales: «Arimética del poder vs gramática teológica» -- José Manuel Vidal

Publicado en

Religión Digital

Tras unas reñidas votaciones, Antonio María Rouco Varela, el arzobispo de Madrid, ha sido elegido nuevo presidente de los obispos en sustitución de Ricardo Blázquez. Conozca el análisis de José Manuel Vidal, director de Religiondigital y experto de EL MUNDO en temas religiosos en el chat de este periódico.

1. ¿ Qué opinión le merece la elección de rouco varela?

Primero, una elección democrática y, por lo tanto, respetable. Segundo, una eleccíón ajustada (39-37). Y tercero, una elección lógica y natural. Porque Blázquez no ejerció de presidente. «O la gobiernas o te la gobiernan», le dijeron sus pares a Blázquez nada más ser elegido. Y se la gobernaron y, encima, se tuvo que ir. Como él sa va siempre, sin dar portazos.

2. Benedicto XVI, Rouco y Cañizares (además de Blazquez) mantienen una muy buena sintonía, por lo que el futuro de la Iglesia (en lo que refiere a sus jerarcas) va a ir en consonancia a sus formas de entender la vida religiosa (solidez teológica, fuerte asunción de los valores católicos, visible presencia mediatica…)¿no? ¿cree posible un renacimiento del progresismo eclesial en breve plazo? Un saludo, Rojobilbao

Muy buena su descripción de la situación general, que comparto. Dados esos presupuestos, no creo que pueda renacer el progresismo a corto plazo. Más aún, hay mucha gente de Iglesia que siente que, en estos momentos, no hay espacio ni sitio para la sana pluralidad eclesial que existía en tiempos de Pablo VI, por ejemplo. Se está cerrando tanto la horquilla de lo eclesial, que da miedo. La Iglesia no debería tener miedo en asumir la pluralidad eclesial, que es una riqueza para la institución. En la Iglesia cabemos todos. O eso dicen, pero no hacen. Y el sector más conservador lo copa todo.

3. Con la presidencia de Monseñor Rouco a la cabeza de la Conferencia Episcopal de la Iglesia católica de Espana. ¿Qué puede pasar con la relación de la Iglesia con el mundo de los pobres, los excluídos, y respeto a la diversidad? ¿Habrá ruptura con el Gobierno de Zapatero?

La pastoral social de la Iglesia forma parte del corazón de la doctrina y está por encima, a mi juicio, del eventual presidente de la Conferencia. De hecho, ayer mismo, en su primera comparecencia ante los medios (sin preguntas), Rouco insistió en la atención a los pobres, como una de las tareas eclesiales más importantes. Tampoco creo que haya ruptura respecto al Gobierno de Zapatero. Los poderes, al final, siempre se entienden. Están condenados a entenderse. Sí habrá roces. Los inevitables y asumibles por ambas partes, como la eventual ampliación del aborto o la aprobación de la eutanasia. Y, sobre todo, aquellos que tienen que ven con la lucha por la influencia cultural, sobre todo a través del sistema educativo. Si gana el PSOE, uno de los campos de batalla será la Educación para la Ciudadanía. Por otra parte, no creo que los socialistas, de ganar, quieran romper los Acuerdos Iglesia-Estado, auténtica madre del cordero de la situación.

Aunque pueden sentirse tentados, dado que, a su juicio, los ciudadanos también van a votar(o no) por un modelo de relaciones Iglesia-Estado que pase de la aconfesionalidad al laicismo. Del modelo italiano al modelo francés. Rouco tiene mucha cintura, es muy listo y sabrá capear el temporal «ad maiorem Dei gloriam».

4. ¿Considera que Monseñor Blazquez ha pecado de tibio con el Gobierno y que por eso en la Conferencia Episcopal se han querido curar en salud, por si vuelve a gobernar ZP?

Blázquez es como es: un santo varón. Pero sólo con la bondad no se puede dirigir la Iglesia española. A Blázquez le faltaron espuertas de capacidad y de voluntad de liderazgo o de coordinación efectiva del episcopado. De tan bueno es demasiado blandito. Nunca tuvo una estrategia ni se rodeó de los medios humanos y materiales para desempeñar su cargo con garantías. Siempre pareció que estaba en él de prestado y que lo había conseguido ilegítimamente, por haberse saltado el escalafón y haber dejado en la estacada a dos cardenalazos, él, un simple obispo. Y eso le pasó factura. Con Zapatero, Blázquez consiguió un acuerdo muy favorable de financiación que no fue capaz de alcanzar Rouco con Aznar. O el acuerdo, también positivo, de los profesores de Religión. Además, salir a la calle no encaja ni en la forma de ser ni en la concepción eclesiológica del prelado de Bilbao.

5. Sr. Vidal, ¿Cree usted, que el partido socialista, suprimirá algun día las clases de religión, o se hará con el mando de la elección de los profesores, y de ser así que cree que les exigiría a los docentes en cuanto a titulación? Muchas Gracias.

Creo que, si como dice el partido socialista, su modelo es el Estado laico francés, la clase de Religión tenderá a ser optativa en el sistema educativo. Y que los profesores de Religión pasarán a depender casi en exclusiva del Estado. Quizás pronto se conviertan en funcionarios públicos, tras haber superado unas oposiciones restringidas. A los obispos les quedará la designación (la missio canónica) pero no anual, sino indefinida y revocable sólo en casos realmente excepcionales.

6. Con todos mis respetos, creo que sus artículos y juicios sobre la Iglesia son exageradamente críticos. ¿ Para Vd el cardenal Rouco está más cerca de Benedicto XVI o de Juan Pablo II en cuestiones de doctrina social de la Iglesia?

Con los mismos respetos, tengo que decirle que mis informaciones se rigen por criterios profesionales de actualidad, interés y relevancia social. La crítica es algo consustancial también al periodismo. ¿O es que sólo puede hacerla y está bendecida cuando la realiza Jiménez Losantos desde la cadena de los obispos? El respeto y la profesionalidad no está reñida con la sana crítica y el situar a los lectores ante la realidad pluriforme, rica (pero con sus sombras) de la Iglesia «santa y pecadora», como decía San Agustín. El cardenal Rouco estuvo muy cerca de Juan Pablo II, con el que mantuvo una excelente y privilegiada relación. Pero también mantiene una sintonía perfecta (en alemán, lo cual es una ventaja) con Benedicto XVI. Ha sido y sigue siendo el «hombre de Roma en España».

7. ¿Qué opina usted de estos cuatro años de gobierno de Zapatero? ¿Ha sido respetuoso con la Iglesia y con los católicos? ¿Qué le parece la controvertida asignatura «Educación para la Ciudadanía»? ¿Y las leyes aprobadas sobre el matrimonio? Muchas gracias.

Creo que Zapatero, como cualquier político que se precie, ha intentado imponer su modelo social y cívico. Pero eso tampoco quiere decir que haya «perseguido» a los católicos, como algunos dicen. Las leyes aprobadas estaban en su programa y, a mi juicio, responden a una realidad social clara para cualquiera que viva en contacto con la realidad. Está claro que algunas de ellas no se casan con la doctrina moral de la Iglesia. Pero ésta tiene que asumir plenamente que no puede intentar imponer su moral a toda la sociedad. Sólo proponerla y ofrecerla. Eso sí, incluso en la calle, ¿por qué no? Én el fondo de la cuestión late el enfrentamiento entre el iusnaturalismo (el derecho natural como base ética anterior a las leyes) y el positivismo jurídico, al que se aferra, como no podía ser de otra forma, el Gobierno. Un duelo de cosmovisiones y de titanes. Por lo que conozco de la EpC, me parece que se trata de una asignatura exigida por la UE, que se da en otros muchos países europeos y cuyos contenidos (en los principales libros de texto) son perfectamente asumibles incluso por los colegios religiosos.

8. Dejando sentado mi acuerdo al 100% con su respuesta a la pregunta número 2 y mi profunda tristeza por esta situación, siempre desde una perspectiva cristiana, le pregunto: ¿qué le parece el chiste de Gallego y Rey en el periódico de hoy en el que comparan a Rouco con Jomeini?

La crítica, incluso la más mordaz, es una rasgo distintivo de los dibujantes o viñetistas. Se trata de exagerar el trazo para llamar la atención sobre un rasgo de la actualidad o de un personaje. Sin caer en la falta de respeto o en la blasfemia. Reconozco, sin embargo, que comparar a Rouco con Jomeini puede molestar y no responde a la realidad. Pero ya sabemos que cada cual tiene que cargar no sólo con lo que es, sino con la imagen pública que transmite. Y, muchas vaces, la imagen pública del cardenal de Madrid es ésa. Auqnue, en privado sea un hombre tierno, afable, cercano e, incluso, cariñoso. Como un cura de pueblo. Sus asesores en comunicación tendrán que intentar que su imagen real se adecue o se acerque a su imagen pública. Saldría él ganando y, de rebote, la Iglesia.

9. ¿Si se supone que el Espiritu Santo guia a su Iglesia por que hay tantas disputas internas para conseguir la presidencia? ¿No sera que en algunas ocasiones encierran en su jaula al este espiritu pata que prevalezcan la ideologías propias o las formas de interpretar el cristianismo?

Porque, a mi juicio, la Iglesia es una institución humano-divina. Como humana, las luchas de poder son inevitables. Los obispos no son ángeles y necesitan mediaciones humanas y tienen distintas sensibilidades y buscan diversos acentos, para resolver los mismos problemas. El Espíritu Santo nunca actúa en el vacío. Pero también es cierto que, ayer, uno de los comentarios más habituales en la Casa de la Iglesia, sede de la CEE, era que dónde estaba el Espíritu Santo. Esencialmente, por las pocas entrañas de misericordia y de compasión de la que hicieron gala muchos obispos con el presidente saliente. Pero ya se sabe que el Espíritu sopla cuando y cómo quiere. Y, a veces, por sendas que no entendemos…Pero no creo que se deje encerrar ni expulsar del aula de la Plenaria. De lo contrario, tendríamos que pensar que los obispos no creen en Dios. Y eso sería un disparate, amén de una calumnia.

10. Sr. Vidal: El excesivo protagonismo del Sr. Rouco está debilitando a los católicos, sus ansias de poder, colocar a sus amigos y sobrino de Obispos, el católico de a pie se va de este tipo de Iglesias. La última nota del episcopado hace que muchos decidan largarse porque iban a las Iglesias a escuchar la palabra de Dios y no un sermón político. ¿Hacia dónde camina la Iglesia Española? ¿Es «pecado» votar a partidos que defienden a los pobres o sólo se puede votar al PP?

El excesivo poder es una de la características que hace que la figura del cardenal Rouco sea más temida que respetada. Y algunas de sus decisiones, como el nombramiento episcopal de su sobrino o del padre Martínez Camino, son díficiles de explicar y entender sin acudir a la clave de su poder absoluto. Eso gestos le hacen un flaco favor a él mismo y, sobre todo, a la institución. En cuanto a la última nota de los obispos sobre las elecciones, creo que el problema es que, con ella, rompieron el sacrosanto principio de la «neutralidad política» consagrado por el cardenal Tarancón y que tantos réditos en autoridad moral proporcionó a la Iglesia de la transición.

El propio monseñor Sebastián reconoció que se trata de una nota «flojita» y manifiestamente mejorable. Otra cosa es la instrumentalización que, después, se hizo de ella. Y es que, cuando se baja a la arena política partidista, hay que estar dispuesto a que te respondan políticamente. Me gusta más una iglesia neutral, audessus de la melée, como dicen los franceses. Eso le haría ganar en prestigio social y en credibilidad, que, al final, es lo que cuenta para la Iglesia. Y claro que se puede votar a cualquier partido, porque, como dicen también los obispos, ninguno se adecúa perfecta y completamente al Evangelio de Jesús.

11. Considera que los obispos han dado un voto da castigo a Monseñor Blazquez al hacer volver a Monseñor Rouco ?? en q temas quiere modificar la conferencia episcopal su mensaje con este cambio ???

No sólo le dieron un voto de castigo, sino que lo humillaron. Le vinieron a decir que no valía para número uno. Y, después, para más inri, lo colocaron de número dos. Y encima, va él y acepta. Unos dirán que por espiritualidad. Otros por su falta de personalidad. Yo creo que por ambas cosas. También es cierto que las votaciones fueron muy ajustadas. Rouco ganó sólo por dos votos (¿el de su sobrino y el de monseñor Camino?), lo cual escenifica claramente la división que hay en el seno del epsicopado. No doctrinal, por supuesto, sino de estrategia y de talante. En cualquier caso, la dinámica de la CEE no va a cambiar mucho. No hay nada más parecido a un obispo (Rouco) que otro obispo (Blázquez). Lo que pasa es que la falta de pluralidad en la Iglesia española hizo que el obispo de Bilbao, teólogo de los Kikos, pasase a los ojos de la opinión pública como un progresista casi rojo. Sólo van a cambiar, a mi juicio, los acentos. Entre otras cosas, porque el cardenal Rouco nunca dejó de gobernar la CEE.

12. ¿Qué le pareció la comparecencia de ayer del cardenal Rouco? ¿Cómo interpreta que restara importancia a su cargo y subrayara que él no es, en realidad, el presidente del episcopado, ni el jefe de la Iglesia en España, pues cada obispo es autónomo en su diócesis? Muy amable.

Rouco es un maestro. Y ayer estuvo sembrado en todo lo que dijo y en cómo escenificó su primera comparecencia. Sus asesores mediáticos van aprendiendo. Y le montaron una comparecencia light y sin preguntas, que siempre pueden poner en un aprieto. El cardenal aprovechó para reivindicar la teología de las conferencias episcales y de los cargos en la Iglesia: que son un servicio y un sacrificio y que el presidente de la CEE no es un superobispo. Pero lo cierto es que a él todo el mundo lo cataloga como tal. Y más ahora, si cabe, que se va a convertir en el icono mediático de la Iglesia. Astuto como es, tamibén aprovechó para lanzar un mensaje a Zapatero: «colaboración total en aras del bien común de la sociedad». Le tendió la mano.

Quiere comenzar una nueva etapa en las relaciones Iglesia-Estado. Le sobran tablas para conseguirlo. Y ganas de pasar a la Historia también por eso. ¡Ojalá no se equivoque en sus decisiones! La Iglesia española estará en sus manos durante los tres (seguro) o los seis (probable) próximos años. Y por supuesto, en las de Dios. Y eso tranquiliza aún más. En definitivam, su primera comparecencia, de maestro. Ya veremos a ver cómo se las apaña cuando tenga que jugar sin red.

13. En primer lugar, enhorabuena por tu trabajo. No entiendo, desde un punto de vista de la estrategia, la eleccion de Rouco. La Iglesia parece ensanchar la distancia no solo con el mundo civil y laico (a un mayor clericalismo surge un mayor anticlericalismo) sino tambien al interno de la propia Iglesia. Muchisimos curas, catequistas, laicos, estamso perplejos y no sabemos a donde vamos; desde luego, parece que no tras las huellas de Jesus, al menos institucionalmente. A ti que te parece?

Gracias. Lo habitual es que los periodistas sólo recibamos palos por nuestro trabajo profesional. Sobre todo, si no somos meros catequistas. Yo creo que lo que pasó ayer fue el triunfo de la pura arimética numérica. Rouco hizo muchos obispos y se fueron muriendo los pocos que quedaban de la época de Tarancón. El episcopado es cada vez más homogéneo (algunos dicen que gris). Y sin grandes personalidades. Ganó Rouco porque se trabajó las elecciones. Las perdió Blázquez, porque no hizo nada ni durante los tres años ni al final de su mandato para que lo renovasen. Las aguas volvieron a su cauce natural. Está claro que, en estos momentos, como usted sabe bien, en la Iglesia pintan sobre todo los «bastos» de los movimientos más conservadores.

Está tan escorada a la derecha, que, como ya dije, parece no haber sitio ni para los moderados. Muchos obispos se apoyan sólo en esos movimientos, que son los que les llenan las iglesias y les dan vocaciones. Y eso les aleja del común de los mortales católicos de parroquia y, no digamos, de los más militantes cristianos de base. Coincido en que necesitamos, como el agua, pluralismo, apertura, ventanas abiertas, aire fresco y comunión en lo esencial. Pero no en lo accidental. Y menos culto a la personalidad. Menos Iglesia del poder y más Iglesia levadura en la masa. LLevo más de 20 años luchando desde los medios de comunicación por ese tipo de Iglesia pobre, con entrañas de misericordia, cercana a la gente, samaritana y sin ínfulas de poder. Y por eso, algunos obispos me consideran su «enemigo». Nos queda el consuelo de que creemos firmemente en que el Espíritu del Nazarenos sigue vivo. En la Iglesia hay lo mejor y lo peor. Pero ya es hora de airear un poco la institución. Hace falta, porque nos asfixiamos.

Despedida

Ha sido un placer compartir esta hora y media con todos ustedes. A todos les agradezco su amabilidad y sus juicios ponderados. Comparto con muchos de ustedes la preocupación de los creyentes de a pié por el giro involucionista que, desde hace años, viene tomando la Iglesia. Tanto en España como en Roma. Estoy convencido de que sólo nos haremos creíbles ante la sociedad moderna desde la humildad, la misericordia y el testimonio sincero. «Mirad cómo se aman». Menos poder y más levadura en la masa. Sin olvidar la autonomía de las realidades temporales. Creo que, en estos momentos, la Iglesia es una olla a presión. Y tiene que saltar por algún lado. No puede aguantar así mucho más tiempo. Nos va a dar algo.

O recuperamso el Vaticano II o se convoca el Vaticano III. De lo contrario, nos ahogamos. Todos somos Iglesia. Eso sí, como creyentes nunca perderemos la esperanza, que es la que nos salva Ni el convencimiento de que Jesús, el amigo de los pobres y oprimidos, camina a nuestro lado y en nuestra Historia. Para dar sentido a nuestras vidas y a la Humanidad. Un saludo muy cordial y «hasta mañana en el altar».

Últimos artículos

Respeto a la dignidad infinita, también dentro de la Iglesia -- Juan José Tamayo, teólogo

El blog de Juan José Tamayo "En el caso de los abusos sexuales, me parece...

Domingo 21 de Abril, 4º de Pascua– B (Juan 10,11-18) : Va con nosotros -- José A. Pagola

Grupos de Jesús El símbolo de Jesús como pastor bueno produce hoy en algunos cristianos...

Domingo 21 de Abril, 4º de pascua: Juan 10, 11-18

Fe adulta 11 Yo soy el modelo de pastor. El pastor modelo se entrega él...

Noticias similares

Respeto a la dignidad infinita, también dentro de la Iglesia -- Juan José Tamayo, teólogo

El blog de Juan José Tamayo "En el caso de los abusos sexuales, me parece...

Domingo 21 de Abril, 4º de Pascua– B (Juan 10,11-18) : Va con nosotros -- José A. Pagola

Grupos de Jesús El símbolo de Jesús como pastor bueno produce hoy en algunos cristianos...

Domingo 21 de Abril, 4º de pascua: Juan 10, 11-18

Fe adulta 11 Yo soy el modelo de pastor. El pastor modelo se entrega él...