InicioRevista de prensaespiritualidadRoser Puig (†). Una "luchadora" ejemplar##Xavier Pikaza, teólogo

Roser Puig (†). Una «luchadora» ejemplar -- Xavier Pikaza, teólogo

Publicado en

El Blog de Xavier Pikaza

Ayer, 2 del I del 2012, murió Roser Puig, cristiana ejemplar, gran luchadora a favor de la la igualdad de la mujer en la Iglesia, a favor de la justicia cristiana.
Ha sido alma de este blog durante muchos años, desde que su amiga M. Angels Fillela nos puso en contacto. La mayor parte de los lectores de mi blog la conocéis, por sus escritos, por sus comentarios, por sus opiniones, a lo largo de cinco años de presencia «virtual» entre nosotros.

Ha sido una parábola de un cristianismo hispano, abierto desde la persecución a la apertura universal, en línea de justicia, opción por los pobres, igualdad de género y «transformación» de la jerarquía, un Concilio Vaticano II vivido de una forma intensa, radical, en clave hispana, antes y después.

(a) Vivió en su infancia los horrores de la persecución contra la Iglesia, en Lérida, su tierra.
(b) Se casó con un oficial del ejército, y fue durante muchos años católica «ejemplar» al estilo tradicional.
(c) Recuperó más tarde las raíces de justicia y de igualdad del cristianismo originario, en la línea lo que que para ella ha sido siempre la pasión por el evangelio de Jesús.

Quiero ofrecer a continuación unas breves notas sobre su vida, con una semblanza de M. Filella (¡gracias Mariángels) y con el primero de los trabajos que me mandó para el blog, un trabajo de enorme actualidad, sobre la violencia de género.

UNA VIDA EJEMPLAR, UNA PARÁBOLA CRISTIANA (X.Pikaza)
1. Era catalana de Lleida, nació en una familia muy católica, y supo de niña lo que es la violencia y la persecución contra la Iglesia. Aquel recuerdo ha marcado toda su vida, en dos sentidos. (a) Ha querido que nunca más suceda algo como aquello. (b) Ha querido que la Iglesia sea capaz de encarnarse en el mundo de los pobres, de las mujeres, de los niños…

2. Se casó con un oficial del ejército español, tuvo cinco hijos a los que educó de un modo ejemplar. Ellos le han acompañado en los largos meses de su enfermedad.

3. Quedó viuda y por respeto profundo a su marido y a sus hijos, y por recuperación de su herencia cristiana realizó una gran labor a favor del cristianismo social, abierto a la justicia y a la fraternidad universal. Tres notas han definido su empeño.
(a) Opción por las mujeres: Ha querido que ellas tengan su voz y presencia en la Iglesia y en la sociedad.
(b) Opción por los pobres, expresada en su esfuerzo por promover ideas y actitudes cercanas a la Teología de la Liberación.
(c) Amor crítico a la Iglesia Jerárquica, un inmenso amor, pero deseando que ella cambie, se ponga al servicio del evangelio radical y de los pobres.

4. Ha colaborado en diversos colectivos cristianos, al servicio de la justicia y la promoción por la mujer. Ha escrito en portales y blogs como Atrio, Redes cristianas, Somac… y, de un modo especial en mi blog, donde ha sembrado y r recogido amistad. Varios de los comentaristas de este blog se han relacionado amistosamente con ella.

5. La he conocido siempre que he pasado por Mallorca, en los últimos años. Su presencia ha sido para mí un estímulo, por su amistad y, sobre todo, por su entrega ejemplar al servicio del evangelio, desde su opción social y de género.

6. Ayer a la mañana me llamó uno de sus hijos, para darme gracias por la presencia que habíamos abierto para ella en este blog, diciéndome que había muerto, tras meses de enfermedad. Sus últimas intervenciones en el blog fueron con ocasión de la venida del Papa a Madrid (en agosto del 2011). Desde entonces, veladamente, algunas veces íbamos conociendo sus amigos el avance de su enfermedad, calladamente, con inmenso respeto.

7. Funeral. Hoy a las ocho y media de la tarde, en la Parroquia de Sanj Joan de Avila, de Mallorca. Así escriben las compañeros de su grupo : « Creients i Feministes ». «Amb molt de sentiment, vos comunic que aquest mati ha mort la nostra companya de Creients i Feministes, Roser Puig.Nosaltres la recordarem com una dona valenta, sense rues a la llengua i posant la veritat per davant tot. Era una de les veus crítiques sempre defensant la dona i reivindicant la igualtat de gènere enfront de l’Església Oficial i de la societat civil.
El tanatòri serà dimarts, de 14,30 a 21h, i el funeral dimecres a les 20,30h, a la parròquia de Sant Joan d’Àvila, al Polígon de Llevant.

8. Quiero publicar, como último homenaje a su vida la semblanza que me ha mandado su Amiga MA Filella, de Lleida… y después el primero de los trabajos que ella me mandé… y que publiqué pasados unos meses: La Maté porque era mía.

9. Adios, Roser, hasta pronto. Te quiero despedir con todos los amigos del Blog. Seguiremos dialogando. Estoy seguro de que ya lo haces, de otra forma, con Logos, también amigo de diálogos fuertes, cargados de evangelio, aunque en otra línea que la tuya.

SEMBLANZA DE ROSER PUIG (por M. Filella)

¡Entrañable amiga de infància, queridisima Roser!

Acaba de llamarme tu hija mayor, Rossi, para decirme que te has ido para siempre silenciosamente, durmiendo, esta noche. Hasta en este paso , el más trascendetal, ha estado presente tu gran e inteligente discreción, tu vivir los acontecimientos importantes sin hacer ruido, y has querido que hoy también fuera así.

Xabier me pide que haga una semblanza de ti. No serà fácil porquè se amontonan recuerdos entrañables de nuestra adolescencia y juventud vividos entre el deporte, la Congregación Mariana en los Jesuitas, la catequesis en un barrio de barracas, las excursiones en bicicleta a escondidas de nuestros padres y a veces en horas de clase. La natación, en la que tu excelias, que en invierno cambiabamos por los patines o el montar a caballo. Tenias una especial disposición física para el crol que has cultivado toda tu vida, casi hasta el final cada mañana hacias tus visitats al mar, cuando ya tu cuerpo empezó a dar señales de que comenzaba otra etapa para ti lo dejaste pero con la esperanza de volver.

Te casaste. Recuerdo tu viaje de luna de miel en tienda de campaña cerca de un lago en el que poder nadar. Nacieron cinco hijos por los que velaste con tu entrega total.

“Cuando me converti, decías,
cuando fuí consciente del nacional catolicismo triunfante y reinante en España
en el que estaba inmersa por mi família,
por mi marido y por mis mismas creencias,
cuando se hizo la luz,
me sumergí en el evangelio, y en él y hasta hoy,
intento encontrar la luz y la fuerza
para que en mi vivir se haga cada dia visible mi compromiso con Jesús de Nazaret.
Vi entonces que mi tarea principal era
transmitir a mis hijos la coherència de vida
que yo buscaba para mi y como el don más preciado que podia ofrecerles.
Mis hijos iban a un colegio de élite, donde las clases sociales,
siempre muy marcadas en esta isla, allí se hacian muy presentes
y aunque era confesional cristiano decidí pasarlos a una escuela pública,
no quería para ellos la posibilidad de que, ya mayores,
utilizaran amistades bien situadas para colocarse ellos.”

Desde entonces te entregaste plenamente a atender a los marginados enfermos, a los seres más desvalidos y olvidados regalándoles generosamente tus energias, el tiempo que tu familia numerosa te permitia, con la calidad que tu amor y tu aguda inteligencia y gran sentido común iluminaban siempre tu vivir y hacer.

Paralelamente leias, estudiabas para estar siempre al dia de los avances bíblicos, teológicos y sociales. Has excelido por tu agudo sentido crítico empapado de exigencia evangelica radical, quedándote con la esencia del evangelio en tus juicios y opiniones, en el acontecer diario de la política, de las injusticias sociales, eclesiales. Siempre con un coraje, dificil de encontrar, buscabas que brillara la verdad.

En esta etapa más reciente has colaborado intensamente con el colectivo de mujeres cristianas llamado “Creients i feministes”. Un grupo de mujeres muy inteligente y valientemente comprometidas en la lucha por los derechos de las mujeres en el mundo y especialmente en la iglesia, con una trayectoria densamente poblada de estudios, jornadas, actos creadores de conciencia en esta lucha entre géneros. Tu, Roser, a menudo me contabas ilusionada, por teléfono, estas realidades.

Y, por fin, esta larga etapa, dolorosa, que ha llegado hoy a la cima con la entrada a esta nueva, espléndida, Vida eterna, para siempre.
Habrá sido muy emocionante ver tu rostro asombrado contemplar la Luz,
libres ya tus ojos de la gran limitación que la ha acompañado.
Seguro que la Luz ha sido feliz de irradiarte y envolverte toda.

Me vienen a la mente unas palabras del mallorquin Antonio Oliver, dice:

“La finalidad de la vida no es su fin. La muerte pertenece al hombre.

Cuando ya no cabes en ti tampoco tiene espacio el tiempo,
entonces soy plenamente yo.

Para algunos muero, dejo de existir, para mi empiezo a SER”.

Mª Àngels Filella i Castells Lleida

LA MATÉ PORQUE ERA MÍA.
SOBRE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

¿La maté porque era mía?

Ante el incesante goteo de mujeres muertas a manos de sus parejas o ex parejas a pesar de la importante Ley Integral y de las numerosas medidas de protección a la mujer y contra la violencia de género de la legislación vigente, se hace necesaria una reflexión en profundidad de toda la sociedad respecto del fenómeno cultural que hace que siga impresa en el subconsciente masculino la convicción de que la esposa es propiedad del marido y que éste tiene derecho a privarla de autonomía para siempre. Esta convicción, inscrita en el subconsciente popular, es el motivo por el que tantos hombres acaben matando a su mujer, antes de resignarse a concederle la libertad cuando ella, por el motivo que sea, pretende emanciparse.

El problema de la dominación de la mujer es, sin duda, un problema cultural y, por lo tanto, todos los agentes sociales implicados en la educación de los individuos de una sociedad participan, de una u otra manera y de forma pasiva o activa, en el mantenimiento o en la eliminación de una tradición que concibe al varón superior a la hembra y con derecho innato de dominio sobre ella

“Hasta que la muerte os separe”.

Las religiones son, sin duda alguna, las responsables de que a dicha tradición se le haya dado la categoría de “designio divino”. Si bien todas ellas dicen pretender la dignificación del ser humano, lo cierto y verdad es que todas ellas, al haber sido controladas por el poder patriarcal, han situado a la mitad femenina de la humanidad al servicio de la otra mitad masculina.

Las leyes civiles, por su parte, han venido siendo un fiel reflejo de las filosofías religiosas. Hasta hace muy pocos años, concretamente hasta el siglo pasado, las leyes de nuestro país reflejaban el concepto de dependencia y supeditación de la mujer con respecto al hombre, avalado y justificado por las religiones que habían ido pisando nuestras tierras. El nuestro es y ha sido un pueblo profundamente religioso (lo que todavía puede comprobarse en las costumbres, fiestas, música, pinturas, literatura, arquitectura, etc.) por lo que la supeditación de la mujer como “designio divino”ha estado presente en todas las manifestaciones sociales.

Un “regalo” para el hombre

Por lo tanto, si el machismo ambiental es un hecho cultural que nadie puede negar, tampoco podemos negar que en nuestra cultura tiene un alto porcentaje de influencia la Religión. En nuestro país, concretamente, la tiene la religión Católica la cual, todavía hoy, sigue afirmando que una buena esposa es la que se auto-anula a favor de los privilegios del esposo (según las tesis patrísticas). Dicha filosofía, todavía hoy la siguen conteniendo los diversos documentos del Magisterio católico actual. S

in ir más lejos, la primera encíclica del papa Benedicto XVI enfatizaba el capítulo del Génesis en donde se afirma que la mujer fue creada por Dios “como ayuda del hombre”. Podía haber elegido la otra narración bíblica en donde se dice que ambos, hombre y mujer, fueron creados “a imagen y semejanza de Dios”, pero eligió aquella en la que se da a la mujer una función subsidiara en relación al hombre. Y, haciendo caso omiso de los avances científicos sobre el origen del mundo, Benedicto XVI le da intencionadamente, a una de las numerosas narraciones con las que nuestros ancestros intentaron explicarse el misterio de la vida, carácter de revelación dogmática (¿acaso no dice la Doctrina de la Iglesia que el Papa es “infalible” cuando habla “ex-cátedra”?)

Es decir, según esto, la mujer no tiene más razón de existir que la de ser el complemento del varón. .Por ella misma, su vida no tiene sentido Si a las teorías le añadimos las normas institucionales que apartan a las mujeres de los lugares “sagrados” por considerarlas indignas o menos dignas que los hombres, nos podemos hacer una ligera idea de lo poco dispuesta que está la Iglesia oficial a ayudar a la sociedad civil a anular el tradicional reparto de roles en los que las mujeres siempre se han llevado la peor parte. Es más, la igualdad por la que nuestra sociedad está luchando en estos momentos, es considerada por el sector conservador de la Iglesia poco menos que obra del Mal.

Pero no todos son machistas

Sin embargo, hay que reconocer que también existe un buen número de hombres de iglesia partidarios de la promoción de la mujer. Incluso se esfuerzan en reinterpretar las epístolas paulinas en donde la mujer queda muy mal parada (“que se calle en las asambleas, que se someta al marido, que no de lecciones dejando en mal lugar al marido, que las mayores enseñen a las jóvenes a someterse al marido, etc.”). Pues bien, ellos opinan que Pablo, en nuestros días, no habría dicho esas cosas Muy probablemente. Pero lo malo no es que las dijera entonces (después de todo era hijo de su cultura y de su tiempo) lo malo es que todavía ahora se conserven en el Leccionario Litúrgico como “palabra de Dios”. Y lo malo también es que esas teorías misóginas estén reflejadas en el Derecho Canónico y sigan vigentes. (También hay quién opina que los escritos paulinos han sido manipulados porque resulta difícil de entender que el Pablo entusiasta que dijo aquello de: “ya no hay judío ni gentil, esclavo ni amo, mujer ni hombre, etc.”, fuera el mismo que dijera también todos aquellos disparates contra las mujeres).

Pero las buenas intenciones de algunos miembros del clero no bastan para cambiar la imagen machista de la Iglesia Católica mientras ésta se rija por un régimen absolutista, lo cual deja desautorizada cualquier opinión que no provenga de su cabeza visible, es decir, del Papa Es más, aunque un día éste se descolgara (como lo ha hecho el Cardenal Camarlengo Tarcisio Bertone en una entrevista al diario romano La República el 19 de julio pasado) diciendo que “el Vaticano quiere que las mujeres lleguen a ocupar altos cargos”, ¿cómo podríamos creerle mientras se mantengan vigentes los artículos del Derecho Canónico donde se dispone que la mujer debe ser discriminada en la Iglesia por razón de sexo? Con todo ello, la Iglesia Católica está dando un ejemplo escandaloso y nefasto al mundo entero, precisamente como consecuencia de su universalidad.

Pero las religiones sí que lo son

Por supuesto que el machismo no es un invento de ninguna religión. Su origen se pierde en la memoria de los tiempos, cuando los seres humanos todavía no se debían preocupar de filosofías ni de teologías. Su principal preocupación entonces debía ser la de comer, protegerse de las inclemencias del tiempo y defenderse de los animales más fuertes que ellos. Y, seguramente también, ya desde los orígenes la fisiología de ambos sexos debió marcar la supeditación de la parte más débil a la más fuerte.

Pero si podemos decir que las religiones no inventaron el machismo, también podemos decir que no solo no han hecho nada para corregirlo, sino que lo han perpetuado. Y es que el ser humano, en cuanto se puso a razonar, comprendió hasta qué punto una religión podía ser una poderosa herramienta de poder sobre los demás seres humanos. En especial sobre las mujeres que, desde el principio de la Historia de la Humanidad, se convirtieron en un preciado botín por su capacidad reproductora.

Porque ambicionan poder

Las religiones, tal como las conocemos, han estado siempre copadas por el poder patriarcal. En la cristiano-católica concretamente, quienes se han venido auto-adjudicando la exclusiva de la interpretación del Evangelio del que proclaman su Maestro, lo han hecho desde la ambición de dominio, desfigurando un Mensaje que originariamente era de amor fraternal para todos los seres humanos sin excepción alguna, y convirtiéndolo en un medio de poder sacralizado y excluyente que, comenzando por mantener discriminada y sometida nada menos que al cincuenta por ciento de la Humanidad, ha continuado por excluir y condenar al fuego eterno a todos aquellos que no acaten sumisamente la autoridad de la figura del Papa, el cual se arroga el conocimiento de la verdad absoluta y la representatividad de Dios en la tierra, permitiendo que se le rinda una pleitesía idolátrica .Y eso que sobre la ambición de poder ya les había prevenido Jesús a los que consideraba sus amigos:”sabéis que los jefes de las naciones las dominan…no ha de ser así entre vosotros…” (Si los evangelios de Mateo y de Marcos mencionan el mismo episodio con tanto detalle ¿es aventurado suponer que Jesús insistió en ello en más de una ocasión porque era un tema que le preocupaba mucho?)

Derechos “divinos” y Derechos Humanos

En la sociedad occidental las leyes civiles se han venido nutriendo de la filosofía religiosa durante muchos siglos. Pero, de un tiempo a esta parte, la sociedad civil tiende a emanciparse del pensamiento y de la moral sacra. La Declaración Universal de los Derechos Humanos es el exponente de la ética civil de nuestra era. Naturalmente, el poder religioso, que no está dispuesto a renunciar a privilegios ni a monopolios morales (imposibles de mantener en una sociedad cada día más plural como la nuestra), se resiste.

En estos últimos meses, nuestra sociedad está siendo testigo de una dialéctica encarnizada entre el actual Gobierno y la Conferencia Episcopal. Esta última está utilizando toda clase de subterfugios (con la excusa de estar defendiendo la fe cristiana) con los que trata de ocultar que, lo que teme en realidad, es que las futuras generaciones de ciudadanos lleguen a aprender a pensar libremente y sin coacciones (gracias a la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos) y caigan en la cuenta de que los valores milenarios de las religiones (en el caso de España, la Católica durante siglos) han tenido muy poco de fraternales y mucho de autoritarios y clasistas.

Me estoy refiriendo a la campaña en contra de la citada asignatura, protagonizada por el clero más conservador y una determinada asociación familiar que defiende a ultranza el tradicional modelo de familia patriarcal junto a la consiguiente“educación diferenciada”, según el sexo. Modelo de familia que mimetiza el sistema absolutista y piramidal de la institución católica.

La familia, trasmisora de valores

La familia sigue siendo la base de la sociedad. Según dicen, en estos momentos las Naciones Unidad tienen clasificados una veintena de modelos familiares legales .Pero la Iglesia Católico solo reconoce el modelo de familia formada a partir de una pareja de diferente sexo y casados por el rito canónico. Además debe regirse por la filosofía bíblica patriarcal. Pero difícilmente un modelo de familia de filosofía patriarca puede trasmitir valores cívicos democráticos e igualitarios.

Recordemos en qué consiste éste: el “padre” o “cabeza de familia”, detenta toda la autoridad y acumula todos los derechos. Los restantes miembros de la familia le están sujetos y le deben obediencia. Existe por lo tanto una gran diferencia de dignidad entre uno y otros. La libertad es administrada por el “padre”. Y en cuanto a la solidaridad, ésta tiene serias dificultadas para desarrollarse espontáneamente y crecer entre quienes se ven abocados a competir entre si a fin de conseguir el beneplácito del “padre”.

Una organización patriarcal está basada en el temor a la autoridad, la cual puede premiar o castigar indiscriminadamente. Como una organización de este tipo defiende los privilegios masculinos, no es de extrañar que los padres de familia (tradicional y conservadora) la defiendan con uñas y dientes. Máxime si el clero más influyente, amante de los privilegios de clase, la reconoce como filial suya y la declara “único modelo de familia instituido por Dios” (como consta en varios documentos recientes de la Conferencia Episcopal Española). Evidentemente, estas cosas no las admiten de forma explícita los protagonistas de la campaña de insurrección contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Resultaría políticamente incorrecto hoy en día posicionarse descaradamente en contra de la igualdad en dignidad, libertad y derechos de todos los seres humanos. Por eso se inventan argumentos que suenen a celo por su parte en la salvaguarda de la salud moral de los fieles

La Jerarquía católica ¿”escucha” la Palabra?

La igualdad es el fundamento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos los cuales, siendo de inspiración laica, han recogido el espíritu de lo que dijo al respecto (hace dos mil años) Jesús de Nazaret. El reveló que, el Dios Creador y Señor del Universo en el que creía su pueblo, era además un Padre amoroso y misericordioso para todos los seres humanos por igual. Este principio (religioso y laico a la vez) lo recordó mas tarde el Concilio Vaticano II de la Iglesia Católica (como ha quedado constancia en varios de sus documentos) pero hasta ahora no ha sido aplicado en la Iglesia de forma oficial porque, si bien dicho Concilio trató de renovar las ideas, no modificó en absoluto el sistema de poder y de gobierno de la Iglesia por lo que, quienes se hallan asentados en él, siguen teniendo interesadamente como prioridad la grandeza y la influencia de la institución que les proporciona sombra, por encima del bien y del servicio a las personas. Ellos lo llaman a esto: “a mayor gloria de Dios”.

Pero en qué consiste realmente “la mayor gloria de Dios” lo dejó bien claro Jesús de Nazaret decantándose por los “pequeñuelos”. (Con gran alarma por parte de sus familiares, por cierto, que trataron de desacreditarle como loco porque criticaba a los ricos y poderosos de entonces. Y, utilizando la influencia de su madre, quisieron retirarlo de la circulación con la excusa de defender el honor de la familia. Pero Jesús que, según los evangelios, se solía saltar las normas tradicionales cuando éstas colisionaban con su escala de valores, les espetó: “mi madre y mis hermanos son aquellos que escuchan la Palabra y la cumplen”)

¿Podemos decir que “escucha” la Palabra, o voluntad de Dios, una Iglesia vaticana que, en un mundo globalizado en el que más del ochenta por ciento de sus habitantes malviven o mueren de hambre, no solo sigue poniendo su prioridad en mantener el poder y en retener las riquezas acumuladas, sino que desautoriza , inhabilita y etiqueta como “marxistas” a aquellos que luchan por defender la dignidad de los pueblos y de las personas empobrecidas por el dios del Dinero, lo cual puede inducir a algún“ salvapatrias” a volver a “eliminar el problema”, tal como consta en la historia reciente de El Salvador y que, muchos de los que ya no cumpliremos los cincuenta, no podremos olvidar?

Si, a pesar de todo, el Espíritu Evangélico ha llegado hasta nuestros días, no ha sido gracias a los dogmas y doctrinas que nos han querido imponer quienes se han instalado en el poder eclesiástico a lo largo de los siglos, sino gracias a que muchos hombres y mujeres que (sintiéndose miembros de la Iglesia de Jesús) han sabido escuchar la Palabra y la han vivido, transmitiéndola a las siguientes generaciones Y lo han tenido que hacer con grandes dificultades y sacrificios, con peligro muchas veces de la propia vida y desafiando la voluntad de quienes han detentado el poder en cada momento (tanto político como religioso). En realidad se ha cumplido en ellos lo que profetizó Jesús de Nazaret en la Ultima Cena:”os arrojarán de las sinagogas y aún vendrá tiempo en que todo el que os quite la vida creerá que presta un servicio a Dios., y harán esto con vosotros porque no conocieron al Padre ni a Mi”.

El Espíritu Liberador impulsa el feminismo

Pero el Espíritu de Dios que “sopla donde y cuando quiere”, ahora está impulsando a la mitad femenina de la Humanidad a rebelarse contra el poder masculino. Lo llamamos “feminismo”. Es un movimiento minoritario (como todos los movimientos revolucionarios) pero al mismo tiempo imparable y universal, que está traspasando las barreras de las culturas y las fronteras de los países, y que va mucho más allá de las reivindicaciones femeninas porque el feminismo, entendido como liberación de la mujer a consecuencia del respeto a la igualdad de la dignidad de todos los seres humanos, puede llegar a transformar las costumbres sociales, las leyes e incluso los sistemas de gobierno.

Existe una gran variedad de feminismos según las culturas o el grado de civilización al que se haya llegado. Dentro de un mismo grupo que se defina como “feminista” puede haber distintas sensibilidades y diferencias de criterio entre sus miembros. Porque nadie puede afirmar que se halla en posesión de la verdad absoluta. Todo es relativo y su apreciación depende de las circunstancias que lo envuelven. Pero todos los feminismos tienen en común el rechazo del maltrato (físico o psicológico) a la mujer por parte del hombre, lo cual es considerado una injusticia inaceptable contra la que hay que luchar con todas lo medios de que se pueda disponer.

Aunque se nos ha instado a callar con la advertencia de que, de no obedecer, “nos apartaríamos de la comunión de la Iglesia”, algunas mujeres creyentes católicas seguimos insistiendo en reclamarle a la Jerarquía la igualdad de las hijas y los hijos de Dios (de derecho y de hecho) con la esperanza de que se produzca en la institución una reforma a fondo que le permita recuperar el espíritu original evangélico de justicia, amor fraterno y paz, del Reino de Dios anunciado por el Señor Jesús. Pero la Jerarquía, que ha entendido perfectamente lo que supondría para ella una reforma así, responde agresivamente a las pretensiones de igualdad de las mujeres

Las mujeres y el machismo

A lo largo de la Historia, y por nuestra función de madres, las mujeres hemos sido las primeras encargadas de transmitir los valores de una sociedad a las generaciones siguientes. Y, paradójicamente, hemos sido las cómplices y las víctimas de nuestros propios verdugos al mismo tiempo, por ser patriarcales los valores que hemos venido transmitiendo. Todavía hoy, muchas mujeres que aspiran a ser “la gran mujer que se halla detrás de un gran hombre”, ven en la liberación de la mujer una amenaza a su estilo de vida. Y son demasiadas las que se resignan al “triste sino de la mujer”, pues les han dicho que es “la voluntad de Dios”por lo que, resignándose, esperan “ganarse el cielo”.Por otra parte, el temor de algunas muy religiosas a perder la tutela del “padre”, puede llevarlas a ser acérrimas defensoras del “significado antropológico de la diferencia” que, según la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida, es la “verdadera naturaleza del hombre”(¿?)

Las santas falacias del Magisterio católico

Hasta qué punto el movimiento feminista es temido por el clero retrógrado, lo prueban los sucesivos documentos publicados en pocos años por la Jerarquía católica afirmando que “Jesús solo eligió a varones como discípulos” los unos, y alertando sobre el peligro del feminismo “que fomenta el enfrentamiento entre el hombre y la mujer” y “disuelve la familia”, los otros. Con ellos se pretende, por un lado, achacar a Jesús la situación discriminada de la mujer en la Iglesia y, por el otro, responsabilizar a las propias mujeres de la violencia de género, exonerando de paso a los maridos posesivos que no tienen más remedio que usar la mano dura con las esposas rebeldes que” no saben estar en su sitio”.

Así las cosas, parece que es inútil esperar que la Jerarquía católica acabe reconociendo la parte proporcional de responsabilidad cultural que su teología y su praxis tiene en el mantenimiento de la tradición machista, allí donde ha ejercido su influencia. Cultura machista cuya punta del iceberg es el goteo incesante de mujeres muertas a manos de sus parejas o ex-parejas, por pretender éstas emanciparse. Ese reconocimiento solo sería posible si en la cúpula de la Iglesia se diera un giro de ciento ochenta grados a las prioridades eclesiásticas. Para eso haría falta un verdadero milagro que, de producirse, no podríamos adjudicar precisamente a San Josemari Escrivá de Balaguer.

Una luz al final del túnel

¡Pero no perdamos la esperanza¡ En estos momentos, la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza, que integra a la mayoría de colegios concertados católicos, y cuyos responsables son conscientes de la enorme responsabilidad que de cara a educar a las futuras generaciones pesa sobre sus hombros, habiendo tomado la decisión de impartir Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos en sus centros (aún a riesgo de ser tildados de “vendidos” por quienes se oponen a ello) están seleccionando los textos y los contenidos de dicha asignatura, en base a la libertad de pensamiento y de creencias que garantiza nuestra Constitución.

A través de la asignatura en cuestión, podrán inculcar a nuestros jóvenes valores cívicos y humanistas de libertad, igualdad, tolerancia y convivencia pacífica, sentido crítico ante las injusticias, solidaridad con los menos afortunados, superación de comportamientos sexistas, racistas o xenófobos, etc. Valores laicos que en nada contradicen a los valores evangélicos de nuestra fe cristiana y, por lo tanto, para nada pueden interferir en un adoctrinamiento confesional.
Roser Puig , madre y abuela ( Agosto 2007)

(Para ver votos mejores de Roser y otros trabajos, cf:
http://somac.galeon.com/enlaces2086939.html
http://somac.galeon.com/enlaces2546594.html ).

Últimos artículos

VIII Encuentro de Redes Cristianas Las desigualdades: desafíos y propuestas

Durante los días 17, 18 y 19 del próximo mes de mayo Redes Cristianas...

¿Hacia dónde estamos yendo? -- Leonardo Boff

Enviado a la página web de Redes Cristianas Hay una convergencia de innumerables crisis que...

Asistí a la presentación del libro del teólogo Juan José Tamayo en Cádiz «La internacional del odio» -- Juan Cejudo

El Blog de Juan Cejudo Ayer 22 de febrero el teólogo de la liberación Juan...

Noticias similares

VIII Encuentro de Redes Cristianas Las desigualdades: desafíos y propuestas

Durante los días 17, 18 y 19 del próximo mes de mayo Redes Cristianas...

¿Hacia dónde estamos yendo? -- Leonardo Boff

Enviado a la página web de Redes Cristianas Hay una convergencia de innumerables crisis que...

Asistí a la presentación del libro del teólogo Juan José Tamayo en Cádiz «La internacional del odio» -- Juan Cejudo

El Blog de Juan Cejudo Ayer 22 de febrero el teólogo de la liberación Juan...