InicioRevista de prensatemas socialesHumanae vitae y Deus caritas est. ¿Ecología para un amor de...

Humanae vitae y Deus caritas est. ¿Ecología para un amor de calidad? -- Leonardo Belderrain (Argentina), Doctor en bioética

Publicado en

«Para realmente amar a una mujer, déjala que te tenga hasta que sepas cuánto necesita ser tocada Tienes que respirarla, realmente saborearla hasta que puedas sentirla en tu sangre. Y cuando puedas ver tus niños no nacidos en sus ojos realmente sabrás que amas a una mujer.
Cuando amas a una mujer le dices que realmente la quieres. Cuando amas a una mujer le dices que ella es la única, porque ella necesita que alguien se lo diga, que va a durar para siempre. Pues dime si realmente ¿Realmente has amado a una mujer?»
Bryan Adams

Para una teología eurocéntrica que pudo emborracharse buscando liberalidad de las costumbres esta encíclica es un mal ejemplo del fijismo moral y la represión vaticanista. Para los teólogos del sur que intentan hacer teología de la liberación como enseñara Dussel: política económica o erótica esta encíclica es uno de los primeros documentos ecologistas frente a las presiones Criptogenesicas (tiene hijos solo los que mantienen a oscuras) del capitalismo previo al mayo Francés.

Pablo VI, al pronunciarse mediante la Encíclica (1968), ha tenido delante la perspectiva de la Gaudium et Spes (1965).
Se intenta articular como se podía en aquel momento la «armonía del amor humano con el respeto a la vida». Decía «La Iglesia recuerda que no puede haber contradicción verdadera entre las leyes divinas de la transmisión de la vida y del fomento genuino del amor conyugal» (Gaudium et spes, 51).

«Humanae vitae» refuerza la «inseparable conexión» entre la transmisión de la vida y el auténtico amor conyugal desde el punto de vista de los dos significados del acto conyugal: el significado unitivo y el significado procreativo por eso para muchos es una encíclica eminentemente ecológica, donde amor y fecundidad se buscan como las partes de un todo ya construido por Dios, llamado a evidenciar dicha unidad en culturas que nos hacen fragmentarios.

Muchos interrogantes del hombre posmoderno parecieran pasar por el miedo de que su descendencia sea excluida por los poderes económicos. Tener pocos o muchos hijos por miedo, puede ser la respuesta reactiva de la cultura de la pobreza o del bienestar elitista frívolo de sectores ilustrados o muy pudientes.

Las nuevas preguntas vienen de aquellos grupos emergentes que resisten la homogenización del modelo erótico hegemónico, No devienen de las ciencias particulares, sino más bien de las nuevas búsquedas de sentido que otorgan los caminos espirituales que advienen en las culturas urbanas. Es fácil detectar cuándo nos enamoramos, lo importante es ver cuándo empezamos a ser más concientes de que éramos Amor y este conocimiento solo lo posibilita un camino espiritual. No hay formulas mágicas para curar la mente humana cuando no quiere ser curada» como dice la novela almas gemelas de Chopra Todos somos como pozos profundos. Pero los mantenemos tapados. Nunca se da por sentado que la vida sea normal.»

«La vida normal no existe, solo la vida predecible. Lo que no puedes predecir, tampoco se puede controlar, Asusta lo indecible a las personas.»
Nacemos para expresar sólo amor. Venimos aquí para saber quiénes somos. Anhelamos la plena felicidad de nuestro ser.

Todo es el movimiento de una única realidad: el Amor Eterno, un océano de ser que lo contiene todo. Nuestras esperanzas nos elevan y nuestra desesperación nos hunde, pero nunca estamos separados del Amor. Todos los sucesos, todas las cosas y todas las relaciones son movimientos del amor, que crea nuevas formas sin fin.
Y qué ocurre con el dolor y el sufrimiento?

Algunos pliegues se tensan, pero se acabarán suavizando otra vez. El Amor lo sabe. Comprende todos los impulsos que podamos sentir, y, aunque el sufrimiento existe, el Amor prevalece.»
El verdadero Amor puede demostrarnos
quiénes somos y cuál es nuestra función. Todos los demás sentimientos surgen de él, y en ausencia de Amor resulta imposible comprendernos a nosotros mismos y a las personas que nos rodean.

Convengamos que no todas las nuevas micromilitancias ni las parejas que hacemos pueden servirnos de ayuda para recuperar la fascinación por el todo y por el orden natural. Dice «Humanae Vitae»: «La doctrina de la Iglesia en materia de regulación de la natalidad, promulgadora de la ley divina, aparecerá fácilmente a los ojos de muchos difícil e, incluso, imposible en la práctica. Y es verdad que, como todas las grandes y beneficiosas realidades, exige un serio empeño y muchos esfuerzos de orden familiar, individual y social.

Más aún, no sería posible actuarla sin la ayuda de Dios, que sostiene y fortalece la buena voluntad de los hombres. Pero a todo aquel que reflexione seriamente, no puede menos que notar que tales esfuerzos ennoblecen al hombre y benefician la comunidad humana» (Humanae vitae, 20 ). Aquí está su mérito ecologista: no comer carne con exceso de grasas puede ser estresante para quien suele estar intoxicado con un colesterol alto, pero es el método mismo, el que en el esfuerzo puede prometerle al sujeto alterado su futura relajada adaptación. El nuevo Papa dirá: en la encíclica Dios es caridad. “Por eso, el eros ebrio e indisciplinado no es elevación, « éxtasis » hacia lo divino, sino caída, degradación del hombre.

“Resulta así evidente que el eros necesita disciplina y purificación para dar al hombre, no el placer de un instante, sino un modo de hacerle pregustar en cierta manera lo más alto de su existencia, esa felicidad a la que tiende todo nuestro ser.” Así, el momento del agapé se inserta en el eros inicial; de otro modo, se desvirtúa y pierde también su propia naturaleza. Por otro lado, el hombre tampoco puede vivir exclusivamente del amor oblativo, descendente. No puede dar únicamente y siempre; también debe recibir. Pero cuando las dos dimensiones se separan completamente una de otra, se produce una caricatura o, en todo caso, una forma mermada del amor” Un amor según el papa con bajo erotismo es tan caricaturesco como un erotismo sin amor.

La factibilidad de la posible degustación del “buen amor” también depende de los sujetos que puedan y se atrevan a probar aquella estrategia erótica. Muchos educadores católicos señalan que serán muy importantes para la gestación del vaticano tercero las parejas y los célibes que ya vivan un eros no caricaturesco. Convengamos que en culturas “arruinadas por el malestar económico muchos bienes para pocos y poca solidaridad y miseria es profundamente contracultural la estrategia de los moralistas ecologistas. Se advierte fácilmente en culturas del desencanto aquellas parejas energetizadas por la apertura a la vida o al compromiso social cuando eligen no tener hijos.

Se sabe que el amor de calidad consiste en actuar a Dios en nosotros imitando su pericoresis ( mutua inhesión de las personas de la Santísima Trinidad) del amor, con un «tú» concreto con aquella alteridad, que abre a la existencia de “otros” hijos, pacientes, clientes, alumnos u otros seres que nos pertenezcan, o a los que les pertenezcamos por nuestro amor. La Encíclica «Humanae Vitae», se ocupa además, ampliamente del problema de la «posibilidad de la observancia de la ley divina en lo inmediato, por la persona que vive en situaciones de presión material o espiritual».

Está en los que confían en sus estrategia ascética orientar la pasión, cuidando que el anhelo sea cada vez rico y carente de asedia (desencanto por la falta de magnanimidad propia) .

Se posee un amor de baja calidad cuando hay una dependencia excesiva, autoestima afectada, trauma sexual en el pasado, criterios negativos contra el sexo, certeza de que es la otra persona responsable de hacernos sentir determinada cosa. Dedicarse al trabajo interno requiere en todos los casos negarse a aceptar esta perspectiva, y que cada persona sea artífice de su propia historia y creador de su realidad. Dice Chopra

“Es menester liberar la emoción negativa que no podemos gobernar nuestro mundo afectivo por los determinismos que poseemos,
Las emociones existen para servir. En vez de apartar de la emoción, lo mejor es observarla. sin la máscara. Con mucha frecuencia se descubre que las emociones tienen varias capas. La ira disimula el miedo; el miedo disimula el dolor. Para llegar más allá de una emoción hay que atravesar sus capas hasta llegar a la raíz.

• Si una sensación es abrumadora, no es el verdadero yo: es algo por lo que se está pasando.
• Si se reconoce lo que provoca siempre la misma reacción, hay algo para aprender para que esa reacción cambie. La repetición es como un toque a la puerta: que cesa después del cambio.

La resistencia sólo empeora las cosas. Se libera, cuando se llora, grita, pierde los estribos, tiembla de miedo, o lo que haga falta. Las emociones van y vienen.
La mejor manera de no ahogarse es dejarse llevar por la ola.”

Una de las maneras en que las culturas sofocan el amor es resaltando solo aquel “eros” adicto apegado y miedoso que teme el perder estar con alguien que se juzga muy especial y salvador. Un bebé apegado a su madre no aceptará que otras mujeres la sustituyan; la niña de doce años elige a su mejor amiga entre las niñas que conoce. Aun en estas formas preadultas, el apego tiene dos caras: incluye y excluye a un tiempo.

• El amor da al amado libertad de ser distinto
El eros apegado pide conformidad con mis necesidades y deseos.

• El amor pulido por el ágape no impone exigencias. El eros apegado(ebrio) expresa una exigencia abrumadora: «Hazme sentir íntegro».

• El amor con ágape se expande más allá de los límites de dos personas. El eros poco agapico trata de excluir a todos los que no sean esas dos personas.

En la cultura neocapitalista la mayoría no hace estas diferenciaciones, pues el apego resulta necesario y es la contracara de otra expresión que generalmente deviene que es el tirelo y úselo. Una relación basada en la necesidad es, en verdad, sólo ego expandido. Pretender fundir el ego con la de otra persona sin los otros en un oasis irreal promete en los inicios seguridad; justifica el egoísmo, porque es un egoísmo compartido pero siempre a la larga desilusiona por lo narcisista.

«Nosotros» tenemos nuestra manera de hacer las cosas, nuestras preferencias y aversiones, nuestra percepción de ser El eros pulido en lo agapico genera aquel no‑apego que es un estado de libertad que preserva y hasta incrementa el amor por la otra persona.

Dice el doctor Chopra en ensayos sobre el amor “Al desapego se llega por el desamor; al no‑apego se llega permitiendo dando libertad, lo cual demuestra un amor inmenso cuando uno tiene aquel timbre espiritual del que dejar ir”.

El eros apegado y poco agapico es una forma de dependencia basada en el ego; el amor es no‑apego basado en el espíritu.

Cuanto mayor es nuestro no‑apego, más auténticamente se puede amar.
La ilusión del aislamiento con el que se ama en la cultura “liquida” es requerida de cara al vértigo que significa vivir en nuestras ciudades . El amado es como un puerto en el corazón del que busca refugio. En un universo indiferente y hostil hay siquiera una persona que comprende, simpatiza y tiene en cuenta nuestras necesidades. De algún modo, milagrosamente, esa sola persona basta para compensar la hostilidad del mundo.

Cada día podemos desintoxicarnos en subculturas del consumismo. La vida brinda muchas oportunidades para reemplazar el dominio por la permisión. Los pasos clave para renunciar al dominio son todas las formas de permisión: aceptación, tolerancia, falta de resistencia que otorgan y dan calidad al amor.

La necesidad de controlar la vida, es propio del eros subdesarrollado conlleva la desesperación espiritual Son las conductas focalizadas en el miedo. Cuando el amor se va desintoxicando va aflojando su presión y así se produce una clara relajación.

Cuando se permite comienza a fundirse la fachada de la persona exigente y crítica, dispuesta a echar culpas. Se experimenta el amor, no como idea, sino como una sensación en el corazón.
¿Cómo saber cuando hay un amor menos ebrio y el erotismo es de calidad?
Cuando se deja de evaluar a los otros según respondan o nuestras expectativas.
Cuando se sede el impulso de corregir los errores y dar consejos que nadie pide.
Cuando disminuye la tendencia a cuidar de otros sin que en realidad interesen.

Cuando ya no se busca el controlar detalles de la vida y aburre aquellos que siempre cedieron ante uno. Cuando se empieza a prestar atención a las objeciones y los desacuerdos, en vez de utilizarlos como disparadores para dar las propias opiniones.
Cuando comienzan a aflorar emociones inesperadas y la autocrítica, porque ya no se pueden dominar los sentimientos como antes y esa erupción de emociones provoca un gran alivio. Cuando se es más paciente y uno no se deja de guiar por el reloj y se toma en serio el estrés, en vez de creer que hace bien.

Cuando se presta atención al cuerpo, que desde un principio ha tratado de hacernos llegar señales de tensión, fatiga, contracción y estímulo excesivo.

• La mente renuncia a calcular por anticipado todos los movimientos, dejando algún lugar a la espontaneidad.

• Se deja de albergar rencores y recordar desdenes. El resentimiento va siendo reemplazado por la tolerancia.

• Ya no se fijan objetivos externos y no se cree que uno va a ser mejor persona si se alcanza lo mejor, con prisa y más incansablemente.

La mejor ayuda terapéutica a quien está todavía en conflicto con el dominio, es alentar estos cambios, pero eso es algo imposible para quien se encuentra todavía en estado de necesidad. En la mente de alienada marcada por el interés y la necesidad cualquier pérdida del apego equivale a una pérdida del amor. No obstante, en realidad sucede lo contrario. Son las ansias de poseer y de poder las que sofocan al amor.

Puede en la pareja estar mas intoxicado uno que el otro. El doctor Chopra propone estas preguntas para alertar quien en la pareja puede tener un eros mas toxico.

En mi pareja soy quien

1. Se siente más desdichado si se queda solo por la noche.
2. Tiene más dificultades para tomar decisiones.
3. Pide ayuda con más frecuencia.
4. Tiene más miedo de no ser amado.
5. Se sentiría más culpable si tuviera una aventura.
6. Respeta los planes una vez que están hechos.
7. Detesta discutir.
8. Pregunta con más frecuencia: «¿Cómo te sientes?».
9. Mantiene a la familia unida.

10. Querría que todos se sentaran a la mesa en vez de mirar TV.
11. No puede dejar de expresar lo que siente.
12. Es quien se encarga de saludar a los otros en las fiestas .
13. Más se esfuerza por no herir a los demás.
14. Prefiere cooperar antes que provocar desacuerdos.
15. Pone fe en la opinión de los médicos.
16. Tiene más dificultades para defenderse solo.
17. Sufre en silencio.

18. Necesita a alguien que lo mantenga.
19. Desearía que todos se portaran bien en Navidad.
20. No denunciaría jamás a un amigo.
21. Tiene más dificultades para pedir un aumento.
22. Está mejor dispuesto para los trabajos voluntarios.

Se anota un punto por cada respuesta que se aplique a uno y se suma el puntaje.

De 15‑22 puntos. Se tiene una profunda veta de dependencia y se busca la seguridad en un compañero más fuer­te.

Desintoxicar el amor y abrirlo a la vida implica no el control demográfico sobre los pobres y si sanar la vivencia del poder en lo macrosocial y dentro de la pareja desde nuestra micromilitancias intentando caminar hacia un erotismo de calidad Bendicto propone una filosofía Chopra, una ascética.

Silvio Rodríguez suele decir: “los amores cobardes no llegan a historias, se quedan allí, ni el mejor orador los puede animar” y Sabina suele decir: “los amores que matan nunca mueren”. Finalizo para los que hacemos bodas con la novela de Chopra almas gemelas cuando dice «Una promesa no es
un contrato con tu nombre al final, ni un acuerdo vinculante, sino algo distinto. Dura y se comprende mientras esta viva el alma de la pareja»

Dr. Leonardo Belderrain
Doctor en Bioética – Universidad Católica de San Pablo Brasil. Secretaria de adicciones Pcia de Bs As.

Últimos artículos

Una masiva protesta recorre las calles de Madrid para denunciar la destrucción de la Sanidad Pública

Kaosenlared Una masiva protesta recorrió este domingo las calles de Madrid, denunciando las políticas sanitarias...

Valores y retos actuales de la Unión Europea: 23 de mayo a las 18:30 horas en Valencia

Organizado por las Comunidades Cristianas Populares de Valencia, charla coloquio con J.M. Jordán Galduf Ex-catedrático de Economía...

El Vaticano pone ‘filtro’ a los seminarios españoles: exige valoración psicológica a los candidatos

Religión Digital “Si se requiere terapia habrá de realizarse antes de que se decida el...

Noticias similares

Una masiva protesta recorre las calles de Madrid para denunciar la destrucción de la Sanidad Pública

Kaosenlared Una masiva protesta recorrió este domingo las calles de Madrid, denunciando las políticas sanitarias...

Valores y retos actuales de la Unión Europea: 23 de mayo a las 18:30 horas en Valencia

Organizado por las Comunidades Cristianas Populares de Valencia, charla coloquio con J.M. Jordán Galduf Ex-catedrático de Economía...

El Vaticano pone ‘filtro’ a los seminarios españoles: exige valoración psicológica a los candidatos

Religión Digital “Si se requiere terapia habrá de realizarse antes de que se decida el...